Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2006

Mas de basket

Después de muuucho muuucho tiempo, al fin cache un partido de basket en la tele: Denver contra San Antonio. Lo vi completo, una parte con mi novia y otra parte con mi hermano Toño. Cada uno tenia opiniones muy distintas sobre el juego, por una parte mi novia (fanática de Denver) cree fervientemente que los Nuggets tienen el mejor uniforme de la liga, y admira su capacidad reboteadora, pero cree que Ginobili esta “bofito”. Por otra parte, mi hermano opina que el basquet se volvió aburrido desde que Jordan se retiro y no sabe si David Robinson sigue jugando; pero declara apasionadamente que el Shaq es la neta...todavía.
El partido estuvo medio aburrido: gano Denver, no sin antes perder una ventaja que en algún punto llego a ser de 15 puntos: San Antonio en realidad jugó sin ímpetu, y Duncan tristemente ya no es lo que era antes, y más triste todavía, Michael Finley tampoco es lo que era, o lo que pudo ser. Lo cual me lleva a la triste conclusión de esta entrega: Yo ya no soy lo que era..…

Fe de erratas

Muy bien... Quiero hacer la corrección, más que nada por que creo que es lo justo.
Yo creo que Boris Williams pertenece a un interesante y diminuto grupo de bateristas: los que hacen que lo difícil parezca fácil. Es curioso, por que generalmente los bateristas desean lo contrario: que lo que tocan se vea y se oiga cooomplicadisimo. Hacen mil fills y sacan los ritmos más intrincados y disparejos del mundo solo para lucir su virtuosismo y su musculatura. Boris Williams no es así. El demuestra un profundo entendimiento de las dinámicas musicales de the cure, y lo pone en practica de manera brillante. Sus intervenciones son mas loops que jams. Crea una frase y la repite a la perfección, tal y como lo hacen los demás instrumentos en the cure: exposición y repetición. Algún instrumento marca la introducción del tema, y a partir de ahí, los demás instrumentos lo desarrollan, utilizando la repetición como elemento principal, y la melodía como definitorio. Discos como Disintegration y kiss me, …

Empieza la temporada........

Con Marzo llegan los mangos, que sobra decirlo, es una de mis frutas favoritas en su estado natural. Ya mezclada con otra cosa o en jugo me repatea, pero el mango así solito es delicioso. Yo quería dejarme la barba a la John Bonham, pero no se va a poder, es imposible comer mangos con una barba así. Ni modo, como sea, antes que me de cuenta, la temporada del mango se acabara, y solo quedara el vació, igual que con la semana de grabación del disco de San Pascualito Rey que se fue como llego: de volada. Todas las baterías del disco están grabadas y ahora solo falta que los demás graben sus intervenciones. El entrenamiento a base de yema de huevo fue un éxito.
Es muy curioso, generalmente tengo esta sensación de estar “fuera de lugar”, como que nomás no sincronizo con lo que pasa a mi alrededor, o mas bien como que no “pertenezco” al acontecimiento. Pero en esta ocasión no fue así, como que ahora si encaje.... en fin, tampoco es mi máxima prioridad en la vida estar encajando todo el tiemp…