Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2007

sobre el piso sucio y frio....

Hoy dejaron un comentario en esta pagina que dice mas o menos así:

“anónimo dijo...
Probablemente la persona que donó su frío y sucio piso tiene el corazón limpio y cálido, eso, tal vez, merezca ser recordado un tiempo, aunque sea..._Que le vaya muy bien.”

Creo que este mensaje amerita una explicación, primero que nada, en España nunca dormí en el piso... Todos los que amablemente nos ayudaron en el viaje, solucionando innecesarios (por no decir estúpidos) problemas, siempre fueron suficientemente bondadosos como para ofrecer su sillón, su cama, su futón, sus cobijas, su baño, su auto, su refri, su platica y su compañía. Así que no solo diría que su corazón es limpio y calido, sino noble y generoso.... y no lo he de olvidar.
Es un hecho que lo que escribí, se malinterpreto, o mas bien, yo no supe escoger las palabras adecuadas para describir un estado anímico, no físico.

Pocas acciones son tan nobles como el ofrecer refugio y apoyo. Y creanme, a todos los que nos ayudaron en la gira o en c…

¿Alguien ayudeme con las respuestas?

Imagen
Creo que lo que mas me pego del viaje a España fue este incomodo asunto de la trascendencia. Por alguna puta razón hay gente que desea ser recordada un poco después de su época, y es por eso que la gente pinta cuadros, compone sinfonías, construye enoooooormes edificios. No es solo para “ligar chicas” eso es solo un beneficio añadido, el verdadero asunto es pensar que algo tuyo te sobrevivirá, y de alguna manera, absurda o no, extenderá tu fugaz vida, ínfima puesta en una escala de siglos.
Y ahí estaba yo, entre las catedrales y los edificios, entre los Dalís, los Miros, los Goyas y los Velásquez, preguntándome si en realidad tanto sacrificio vale la pena. Eventualmente todo será borrado, pues los edificios no son mas que un montón de rocas, los cuadros no son mas que frágiles lienzos, y los libros no son mas que palabras, preciosas y bellamente ordenadas, pero palabras al fin. Por otra parte, las nuevas generaciones han desarrollado un abominable, confuso concepto de belleza, y se a…