Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2013

Policía celularizada

Imagen
Aun voy a Blockbuster; A pesar de la creciente popularidad de los servicios de videostreaming, yo sigo rentando y/o comprando mis películas. Llámenme arcaico, pero algo hay en este asunto de la variación en la calidad de reproducción según sube o baja el ancho de banda que nomas no va conmigo. Es la misma razón por la que voy poco al cine: la calidad de proyección en las salas del D.F. generalmente es una miseria, y para hacer corajes, mejor gratis en mi casa. El Blockbuster no está mal... hay menos gérmenes en un Blockbuster. Pero el tema no es ese. Las visitas al Blockbuster de mi colonia me han permitido notar un fenómeno curioso, enigmático y entretenido: El policía que vigila el lugar siempre, y lo digo sin exagerar, SIEMPRE está hablando por su celular: Ahí anda, acurrucado en un rincón del local, con su chalequito anti-balas y la oreja derecha colorada por la presión del teléfono. El cuate ríe, dice groserías, aparenta escuchar atento la platica de la persona al otro lado de l…

De los objetos que se vuelven familia

Imagen
Es el 2007 y hay escarcha adherida a los cristales del auto, un Citröen C4 que recorre Navarra a altas horas de la madrugada por un estrecho camino de dos sentidos. La niebla cubre por completo la carretera, por lo que manejar se ha vuelto más un acto de fe que una destreza. De cualquier manera, el conductor no es diestro, y si en algún momento lo fue, el alcohol se ha encargado de diluir cualquier rastro de pericia. Yo vengo en la parte trasera del auto, acomodado entre cases metálicos, con la cabeza apoyada en la ventanilla, tratando de olvidar que apenas hace 2 días estaba tumbado en cama con una fiebre feroz y la certeza de que había excedido mi cuota de malas decisiones en la vida. ¿Cuánto hace que habré tenido otro accidente de carretera con esta misma gente? ¿Un año? ¿Dos?... He perdido la cuenta y el interés. Mi atención esta concentrada en el guapísimo ipod que fielmente me ha acompañado todo el viaje. Common Reactor de los Silversun Pickups es lo que suena. Sin queja me aco…

Esa vez que fui albañil, parte 3

Imagen
Supongo que me desmayé por la insolación. No recuerdo si caminé o me cargaron a la oficina del arquitecto ni que pasó en el trayecto. Lo único que recuerdo es la sensación de frescura de un lugar techado y un póster de una vedette de la época luciendo un diminuto bikini. ¿Era Olga Breeskin o la Tigresa?... tampoco recuerdo eso, lo que si recuerdo con claridad era que un caminito de vello salía del bikini y subía hasta el ombligo de dicha vedette... eso si me sacó de onda. El póster estaba pegado a la pared de lamina con un masking tape tieso y amarillento.

El arquitecto me sirvió un vaso de agua y me comentó que en un rato más me podría llevar a mi casa. Sentado en una silla plegable, yo podía sentir mi enrojecida cara, totalmente  quemada por el sol, y el ardor en mis pantorrillas, propio del cemento metiéndose en los cientos de raspones que me hice con el alambre recocido y las varilla salidas. No estoy siendo quisquilloso al asegurar que realmente me sentía mal. Luego de un rato d…

I love to be in love with you...

Imagen
Permítanme iniciar con esta bella melodía:



Este disco en especifico de The Elected (Sun, Sun, Sun) ya fue mencionado aquí, pero hay canciones que merecen ser tocadas más de una vez.
And we had some love and some hope  A full tank of gas and a wide open road  It was love  To us, it was all that we had  And there's days you just break  The best thing you had  And I still call it love  For now, it was the closest I've come
Ahhhh, triste pero bonito. Me acordé de esta canción después de volver a ver Until The End of The World de Wim Wenders. Originalmente yo poseía esta película en VHS, (Adrian Pastrana Gomez Portugal descaradamente tuvo a bien privarme de ella. Por favor, si está usted en la posibilidad de prestarle algo o tener que confiar en su palabra, por favor no lo haga, va a salir profundamente decepcionado.) Así que tuve que batallar durante años para poder conseguir una nueva copia, y hasta ahora la volví a ver. Es bastante curioso ver como imaginaba Wenders 1999 en 1989, y más…