Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2014

Que 20 años no es nada...

Variadito lo que los albañiles decidieron escuchar el día de hoy: System of a Down, seguido de 4 rolas de los Tigres del Norte y luego una cosa de rock urbano onda Liran´roll o una madre así espantosa con el vocalista cantando con la nariz y unos solos a la Joe Satriani que nada tienen que ver con la canción. Luego algo de Metallica (o Genitalica, ya no distingo entre esos dos) y luego Los Ángeles Azules. así en Repeat todo el día. Gracias internet, gracias piratería, gracias inventores del Mp3. Gracias a los niños chinos que con su mano de obra barata ponen a disposición de cualquier bolsillo potentes amplificadores y reproductores de mp3 que tanta calamidad causan. Tengo que decirlo, no me gusta este futuro. Todo está al alcance de todos. Ya no hay el valor agregado por la dificultad de conseguir algo. Este futuro en el que ya no hay distinción entre géneros musicales, ya no hay bandos, ni aprecio o gratitud por el trabajo autoral. La música, las películas, los libros ya no cuestan…

El lado oscuro del disco duro

Cuando escuché que uno de los albañiles cantaba con harto sentimiento una rolita de Arjona, mi primer pensamiento fue que el DJ Asperger había agarrado un bomberazo para iniciar el año sin deudas. Pero como el albañil estaba cantando en tono, de inmediato supe que no era él. Luego de Arjona, la bocinota que los albañiles adecuaron para amplificar su dispositivo mp3, retumbó con "Inevitable" de Dulce Maria, y "Anarchy in the U.K.", seguido de alguna especie de reggaeton o bachata que decididamente no conozco. Luego Camilo Sesto, Fernando Delgadillo, Musica de Banda y Bob Marley. El playlist se repite en shuffle estruendosamente a lo largo del día, mientras los trabajadores derriban paredes a mazazos. Al democratizar la música, el mp3 ha hecho de todo mundo un villamelón melomano. Aun no se si esto será bueno o malo, y en realidad no me interesa, lo curioso es que esta extrema disponibilidad de "media" hace que nadie sea especialista de nada. Vivimos en la…

Día de Reyes

Supongo que la única ventaja de haber vivido en Izcalli a inicios de los ochenta era que podías ver las estrellas. En una noche despejada, podías levantar la mirada y apreciar la luz intermitente de soles seguramente extintos. El hecho de que mis ojos funcionaran bien de muy niño, también era un factor determinante. Según fui perdiendo la vista, las estrellas dejaron de estar ahi, igual que los tallos individuales de pasto, o los rostros de la gente a la distancia. Pero de niño si veía, Así que podía entretenerme viendo al cielo.  Las estrellas que yo siempre notaba eran esa formación diagonal de 3, pertenecientes a la constelación de Orion y que desde pequeño me enseñaron a llamar "Los tres reyes magos".  La cosa era, que yo realmente creía que esos cuerpos celestes eran literalmente los tres reyes magos, viajando desde un lejano lugar para traerme juguetes el 6 de enero.  Siempre le preguntaba a mi mamá que cuál de esas estrellas era el camello, y si era buena idea dejar …

2014

Y llegó el 2014. Poco más de un año después del fin del mundo, aquí seguimos, preguntándonos si no hubiera sido mejor un cataclismo más cinematográfico en lugar de este "slow motion ending" en el que el deterioro del sistema nos va asfixiando de a poquito. Ni hablar… Desde que Amazon empezó a cobrar impuestos la vida ya no es igual. Yo quiero aprovechar para agradecerles a ustedes, mis estimados y contadísimos lectores, por seguir visitando este humilde blog. Poder escribir y compartir aquí lo que se me antoje, cuando se me antoje, es una bendición. Y que algunos de ustedes, de vez en cuando, encuentren lo que escribo entretenido, me sigue sorprendiendo. Muchas Gracias. He aprendido que las expectativas generalmente sólo arruinan las cosas. Así que este año, prescindiré de ellas.  Me conformaré con que ninguna de las personas que quiero se enfermen o mueran, y que yo también tenga buena salud. Si puedo ponerme codicioso… ir a Amoeba de nuevo con muchos dólares para gastar n…