Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2014

Los papás se mueren.

Imagen
No hay manera dulce de decirlo, así que lo voy a soltar así nomas: Los Papás se mueren. Esa es la norma. Nos educan, se hacen o no pelotas para sacarnos adelante, tienen un par de aventuras post-paternidad, se hacen adictos a las telenovelas y si todo sale bien, a los hijos nos toca enterrarlos. La otra alternativa siempre es peor y casi impensable: Que sean los padres quienes entierren a los hijos. Idealmente, deberíamos pensar en esto desde que tenemos lucidez, para estar preparados. Pero no lo hacemos. Como Patton Oswalt dijo alguna vez: Uno tiende a pensar que Su papá es Superman, hasta que descubre que en realidad es sólo un cuate que de vez en vez le gusta usar capa…  La gachísima enfermedad de mi papá, y su consecuente muerte me dejó claro todo ese asunto y me dejo una interesante cantidad de reflexiones. ¿Hubiera sido mejor perderlo de manera súbita en un accidente? ¿O todo este calvario de impotencia que fue su convalecencia nos dio la posibilidad de irnos haciendo a la idea…