Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2014

Yo me preocupo...

Imagen
A veces pienso que no tengo suficientes preocupaciones en mi vida... Déjenme decirlo de otra forma: Frecuentemente logro ignorar todos los pendientes en mi vida y tengo mi mente libre para ocuparla con asuntos absolutamente irrelevantes.(Yo no instalé el sistema operativo en mi cabeza, no me culpen.) El caso es que en una enorme cantidad de ocasiones me veo afligido o angustiado por cosas que ni al caso. ¿Qué más me da que la gente vea "Ventaneando", "La Academia" o "Bailando por un Sueño"?, ¿A mi que me importa que un tipo decida depilarse su cejita pa´ verse más como su regetonero favorito?, ¿Qué tiene de malo que deportistas, cantantes o actrices increíblemente talentosas decidan posar en calzones para una revista por la pura exposición?, ¿Cuál es el problema con que los narco-corridos se escuchen más que la música clásica? Todo es irrelevante, en 100 años vamos a estar muertos y los que vivan en esa época encontraran la forma de tomar todas las decis…

De libros y libreros.

La popularización de los dispositivos digitales capaces de mostrar PDFs o textos electrónicos, tienen a los más clavados puristas llorando el acabose de los libros como atesorable objeto. Lo siento, pero ese escenario de manipulación no se los voy a comprar. Los libros, afortunadamente, no son como los cds. (Todavía no puedes ir al tianguis a comprarte por 10 pesitos todas las obras de Arthur Conan Doyle o de Pessoa, siendo la palabra operativa "todavía".... ¿verdad?). Sean honestos, ¿A poco van a exhibir en la sala de su casa su disquito pirata en sobrecito de plástico con el PDF del Ulysses de Joyce? a huevo que no. Quien lo posea (que no es lo mismo que quien lo haya leído), lo va acomodar justo al ladito de la foto de su primera comunión y de la medallita del Nike 10k; Cuando alguien acaba (o dice que acaba) un libro de 1,000 paginas siente la obligación de presumirlo. La gente presume sus libros, los exhibe cual trofeos de caza, los haya leído o no. Hay esta estúpida c…

¡¡¡Liberen al gluten!!!!

Imagen
Yo creo que los hipsters que mas sufren son esos pobrecitos artistas urbanos vegetarianos amantes de lo orgánico alérgicos al gluten que de todas formas hacen su engrudito con harina de trigo para pegar sus cartelitos nice en las calles de la condesa y se les llenan sus manitas holísticas rescata-animales de  ronchas por su alergia... ayyy pobrecitos... pero tienen que sufrir por su arte, esa es la regla, y el mundo realmente necesita su visión, su opinión, su punto de vista naturalista. Su universo libre de vacunas y plagado de polio, viruela y etc. Es un pequeño precio a cambio de derribar los mecanismos de control mental que son los sistemas de salud. Y lo bueno es que la mota que compran es blood free... o al menos eso es lo que les dice su dealer chamanesco... Ojalá pronto alguien invente el engrudo "gluten free"... es tan importante como una vacuna contra el cáncer... ah no... que las vacunas son malas, dicen... perdón, soy nuevo en esto. ¿Habrá Iphones gluten free? s…

Acrofobia intermitente

Imagen
Salvo un incidente de infancia, que involucró una azotea y una capa de Superman, creo que siempre le he temido a las alturas.  El asunto es, que como cualquier temor, no es algo regular. Puedo estar en el mirador de un edificio alto, volar en avión o viajar en teleférico y no pasa nada, pero si me asomo a una plataforma de clavados o cruzo un puente peatonal con barandal bajito, las manos me comienzan a sudar, los pies me cosquillean y siento un irrefrenable impulso de hacerme bolita en el piso. Así ha sido siempre, por eso no me subo a las montañas rusas ni a los juegos mecánicos que combinan altura y velocidad, caray, hasta en los autos me mareo, ahora imaginen en una de estas horrendas atracciones de six flags.
Lo que he notado últimamente es que esta acrofobia es intermitente: Si antes de subir a un puente peatonal ya estoy pensando que se va a caer, o en la separación entre el cuerpo del puente y los escalones, o las grietas del concreto, o lo oxidado de las vigas, o lo alto de …

De vísperas y números de rastreo

Imagen
Cuando me llegó la noticia de que un nuevo disco de los EELS vería la luz este año me trabé de la emoción, para bien, para mal y para peor.  Para bien por la emoción de escuchar canciones nuevas, para mal por la zozobra de los envíos internacionales y para peor porque no tengo dinero... nada... de verdad, casi nada... La e-shop de los EELS es administrada por un ente misterioso llamado GoMerch!, que no siempre se caracteriza por su eficacia. En más de una ocasión me han dado dolores de cabeza con sus envíos incorrectos, y aunque su servicio de atención a clientes es amable, rara vez pueden realmente ayudarte. Para colmo, hasta el disco pasado (Wonderful, Glorious), las ediciones especiales de la banda sólo las vendían via Gomerch, asi que lidiar con ellos parecía una cosa inevitable. Total que me armé de valor y entré a la pagina para hacer mi calculo de gastos de envío. Había varios bundles, para atender tanto al villamelón casual como al atascado musicófago: descarga digital, disco…