Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2015

Brindis por la irrelevancia

Imagen
Sin pena ni gloria llegaron y se fueron los primeros 10 años de este su humilde blog. Ni pastel o tarjetas de felicitación o comentarios... nada... ¡ah pero nomas se me ocurre decir que las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres y ahi si todo mundo brinca!,  ¿verdad?. En fin... honestamente, ni yo me acordé. Hasta hace poco me cayó el veinte y revisando las fechas de publicación descubrí que la primera fue en septiembre del 2005. Shit! Y después de tantas palabras lanzadas a la red a lo largo de los años, ni una verdaderamente memorable... por lo menos ha habido constancia en lo insulso de los tópicos, eso si lo asumo con orgullo. Involucra mucho esfuerzo dar la impresión de no esforzarse. Las primeras entradas creo que las escribí en una PC... usando el wifi de mi hermano... (por lo menos ya había wifi... ustedes disculparan, a mi edad, esto de ser migrante digital si está muy cañon y es bastante complicado recordar qué había en qué momento).  A manera de festejo, les vo…

Futuro prometedor, buena suerte con eso...

Imagen
Ok, primero la música:


Los 3 álbumes de Bahamas son una belleza, pero a veces me gustaría que le dedicaran un poco más de tiempo al arte del disco... sobre todo a los dos primeros, Pink Strat y Barchords, que vienen en un flap de cartón super sencillo sin booklet, charola o algo que demuestre que invirtieron más de 15 minutos en armar todo el asunto.... no se, son discos con música tan hermosa que me gustaría que tuvieran un arte que les hiciera justicia... Pareciera que quieren forzarte a descargar (legal o ilegalmente) el disco, y aparte esos flaps de cartón se maltratan tanto... que hasta tristeza o angustia da sacar el cd de su empaque.
Supongo que ya no soy el target mercadológico de los proveedores de música, lo cual es una reverenda pendejada, porque no veo a los pinches millennials pagando por la música que escuchan. Lo que me lleva al otro tema de esta publicación:

El otro día, mientras pagaba en el super, escuché una fascinante platica entre una cerillita medio barrio que n…