Acapulco cuerpo y alma


Aunque 60 episodios puede sonar sorprendente (tomando en cuenta que solo hay 30 episodios de Don Gato) eso en los estándares de una telenovela no es nada. Es algo así como 12 semanas, poco menos de tres meses. 60 episodios, eso es lo que duro al aire “Acapulco, Cuerpo y alma”. ¿Como es posible? Una novela con todos los elementos en papel para ser un hit, fracasó gacho: Paty Manterola, Paty Navidad, Sofía Vergara, Zamorita, La fascinante intriga tropical ubicada en el gloriosisimo Acapulco de Mauricio Garcés, Enrique Guzmán, y Alberto Vásquez. ¡Ajua!, la gloria de la televisión mexicana, exitazo en papel pero no tanto ya convertido en impulsos electromagnéticos.
Entender el fracaso de esta novela no requiere ir muy lejos: ¿recuerdan haber visto alguna vez un capitulo completo de tal novela? o ¿quien era el galán protagónico? , ¿De que trataba? La respuesta a todas estas preguntas es desde luego NOOOOOOOOOOO
Yo intente un par de veces ver la novela, pero cada vez que me avocaba a tal misión, la decepción era siempre mayúscula: las bellas protagonistas no andaban en las gloriosas playas de Acapulco, paseándose en diminutos trajes de baño a la baywatch. Casi todo sucedía en el clásico foro televiso y las chicas siempre andaban con unos pareos horripilantes, o sumamente tapadas para una novela que se antojaba bullanguera y tropical. Un fatídico error en la selección de vestuario, en principio, minó lo que podría haber sido una telenovela de alturas épicas.
El otro punto determinante en el fracaso de la novela fue su protagonista masculino: Saúl Lisazo.
Estoy seguro de que mas de uno lo recuerda: era uno de los “hombres Bacardi” (por llamarles de alguna forma) Ya saben, la campaña esta ochentena que quería pintar a los bebedores de Ron como clones de James Bond (aunque éste siempre bebía martinis) así que ya se imaginaran al tipo: smoking impecable, sien canosa, mirada penetrante y una voz como motor de Mustang GT: recia, dura, rasposa.... viril pues. No había mujer que no sucumbiera al encanto de Saul Lisazo (Mi mamá le hubiera dado sin chistar las escrituras de la casa). 
Todo iba bien para este cuate, hasta que un día decidió que lo suyo era ser galán de telenovelas, e igualar las glorias de portentos tales como Rogelio Guerra, Salvador Pineda, Omar Fierro y Alberto Mayagoitia
En principio uno podía suponer que el tipo tenia las herramientas necesarias para tal tarea, tenia la presencia, el IQ y los estudios histriónicos de cualquier galán de Televisa, pero sobre todo, este hombre tenia el consenso de las féminas tanto chiquitas como grandotas de que era la quintaesencia de la virilidad. Y fue entonces cuando Lizaso abrió la boca.
“¿¡¡Pues que paso!!?” fue lo que las chiquitas alcanzaron a decir. Resulta que ya sin doblaje, la quintaesencia del macho tenia la voz del payaso lagrimita cuando dice "que barato", y aparte tenia un acento afectadísimo entre Hugo Sánchez y Luís García. Sin su portentosa voz de Mustang GT, Saul Lisazo no era más que un canoso inmigrante ñango raboverde que en su tercera edad quería darle fire a Paticititita Manterola, que sobra decirlo, estaba en sus golden years.
Aunado a esto, la mala fortuna de la novela se acrecentaba al ver quien era la Némesis de Lisazo en la novela: Guillermo García Cantú, uno de los grandes villanos de la telenovela noventera. Hombre recio de rostro duro y cabellera abundante y con una voz rasposa que dice “yo desayuno piedra pomex remojada en whiskey, y el periódico no lo leo, me lo fumo” Opuesto totalmente a lo que decía la voz de Lisazo: “para mí, frutita con yogurrrrrrrr y lechita descremada porfis” No me explico como es que los productores de la novela, pretendían que los telespectadores nos creyéramos que la señora Manterola iba a rechazar a este semental costeño por quedarse con el gachupín famélico.
La conclusión a todo esto: a veces cada uno cava su propia tumba. Así que si planean producir una telenovela en fechas próximas, mediten sus decisiones, lo que se ve como un perro y se siente como un perro , no necesariamente suena a Perro. Y a veces un buen bikini puede mas que mil pareos.
Y a pesar de todo lo que acabo de escribir, cada vez que escucho la frase "Acapulco, Cuerpo y alma" siento un ligero cosquilleo en la espina dorsal... ayyy Paty Manterola, ¿dónde estas?

Comentarios

Anónimo dijo…
"No hay nada como leer la sección de deportes de La Jornada por la mañana, acompaña de de un café para después poinerse a hacer oficios como imbécil y leer -Mi No Entender-; Esto es vida y no pedazos."

"Sr. K"
Marimba dijo…
Después de que unas cuantas gotas se deslizaran por mi ventana seguidas de mis ojos, llegar a Mi no entender signfica un suspiro transformado en carcajada al escuchar perfectamente la voz de 1cm de ese hombre que según "dejaba huella". Las novelas de ese tipo son churros, churros baratos que ni siquiera compiten con los churrows rellenos de mi ciudad de los coyotes. Gracias por el trago de té y tan decoroso texto.
alvarus dijo…
"Voz de mustang GT"... casi me corren de clase de informática por la carcajada.

De corazon gracias
marmot dijo…
Ja ja ja ja ja, que buen momento, la descripcion d Guillermo Cantu es realmente genial ¨yo no leo el periodico, me lo fumo¨ jajajaja.

Directamente a los bookmarks
abel blades dijo…
JaJaJa Claro, para mi Guillermo Garcìa Cantù, es mucho mejor que ese Lisazo

CLUB DE FANS:
http://guillermogarciacantu.blogspot.com
Anónimo dijo…
http://www.wix.com/arlene95/guillermocantu

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

Los hombres somos idiotas

1996: el año en que la música existió.