24 febrero 2017

El botones Caradura

Hace poco tuve que ir a Acapulco, bueno, más que a Acapulco, a Barra Vieja, que es una playa que está como a 30 km de la bahía. En ambos lugares las posibilidades de ser apuñalado son más o menos las mismas, así que... preferí afrontar las dagas del futuro no tan incierto con actitud positiva y resignación sumisa.
Durante un par de días estuvimos estudiando la mejor vía para llegar a Cacapulgo. El autobús estaba definitivamente descartado, ya que a los "estudiantes" de Guerrero les da por secuestrar los autobuses de pasajeros para hacer sus viajes a la capital y a las tradicionales y locales puñaladas hay que sumarle las armas largas tan favorecidas por el crimen organizado de la zona. El avión es caro y un poco lelo, aparte ya no había vuelos para la fecha en la que queríamos viajar. Al final optamos por irnos en nuestro auto por la autopista de cuota y no parar hasta llegar al mar... y detenernos antes, porque no creemos que nuestro auto flote.
La idea era salir temprano para manejar la autopista de día, pero nos dieron las 3pm atendiendo pendientes de trabajo y nomás no lo logramos. El trafico del viernes hizo que estuviéramos cruzando la caseta a las 6pm... bueno "caseta" entre comillas, porque ahora con la "autopista del millonario" básicamente construyeron un puente para saltarse a la perrada que no le queda de otra que hacer cola para pagar peaje. Es una cosa super clasista, pero que conveniente... chulada. Así estaba el sol cuando estábamos cerca de la caseta:


Toda la ciudad estaba cubierta por una nata espesa de smog. En llegar a la autopista tardamos casi 2 horas, contra los 45 minutos que hicimos de ahí a Cuernavaca. Total que nos agarró la noche. Para colmo todo el paso express que cruza Cuernavaca está en obras así que otra hora o más sólo para cruzar la ciudad. No hubo paradas a comer o al baño o por gasolina, nada. Todo derecho hasta la bahía que ha sido directamente responsable de mi falta de entusiasmo para salir de vacaciones.


La carretera está en muy buen estado, es cara pero segura para manejar. Bueno... es segura si manejas como gente decente, pero ahí nadie va a menos de 140km/h, así que estás seguro siempre y cuando el pinche naco del jetta que viene a 200 no choque contra ti. (¿por qué toda la gente que maneja un jetta es invariablemente la definición exacta de macuarro?. ¿Alguien tiro basura? ¡el del jetta!, ¿Alguien está estacionado en tercera fila? ¡el del jetta! alguien se está saliendo del circuito en reversa? ¡el del jetta!, pero ya divagué)

Llegamos a Barra Vieja a las 11:30pm, y no nos apuñalaron ni una vez en el camino, lo cual es digno de mencionarse si estás en Guerrero. El hotel estaba en medio de la nada y no era particularmente lindo o lujoso o limpio o acogedor o conveniente. El estacionamiento principal estaba lleno, así que teníamos que dejar el auto en un estacionamiento adyacente sin entrada directa al hotel y sin luz. No habíamos comido nada y estábamos molidos, así que lo único que queríamos era ordenar servicio a la habitación y dormir. La primera sorpresa del hospedaje era que el servicio de cocina cerraba a las 8pm. Y no había un sólo restaurante cerca. La sugerencia del recepcionista/botones/agente de mantenimiento/valet parking/gerente era manejar a un Oxxo que estaba como a 6 Km del hotel. 
Total, subimos al cuarto sólo para descubrir que en realidad era como un octavo o dieciseisavo. cuando mucho: Dos camas que ocupaban la totalidad de la extension de la habitación de pared a pared, una TV empotrada en el techo ya que por el tamaño del cuarto no había ángulo en la pared para colocarla. La puerta del baño no abría por completo porque estaba el escusado en su camino, lo cuál era una doble monserga porque la única manera de usar el lavabo era con la puerta abierta. Era como un hotel de Tokio, pero sin la practicidad o limpieza o ubicación. Para colmo, había una espectacular plaga de hormigas en ambas camas, que sobra decir, tenían bases de concreto.
Intentamos cambiarnos de habitación, pero como era de esperarse, cuando hablamos con el recepcionista/botones/agente de mantenimiento/valet parking/gerente nos dijo que no había mas habitaciones disponibles, pero que en cualquier momento alguien de mantenimiento subiría a fumigar la habitación (¡¡¿¿peeeerdón!!!????) total, dejamos las maletas, matamos a las hormigas que vimos y nos armamos para salir a mitad de la noche a los inhóspitos caminos de Guerrero para buscar algo que comer, y ¡Oh sorpresa! cuando quisimos dejar las cosas en la caja de seguridad notamos que no abría. Le hablamos al recepcionista/botones/agente de mantenimiento/valet parking/gerente y nos dijo que la persona con la llave no estaba así que hasta mañana podría ayudarnos. Luego de decidir que sería mejor (dejar mis cámaras en el cuarto o llevármelas de paseo por la noche acapulqueña) tomé mi cámara y salimos por comida.
Apenas bajamos del elevador el recepcionista/botones/agente de mantenimiento/valet parking/gerente nos abordó, yo supuse que para disculparse o ver como podía hacer nuestra estadía menos tortuosa, pero no... ¡Quería que le trajéramos algo de comida del Oxxo! mejor aun, no sólo para él, sino para una plantilla de trabajadores que estaba montando cosas para el evento del día siguiente.  Yo no tenía palabras para contestarle, me encontraba completamente apabullado por su caradura. Jovanna, con muchas más habilidades sociales que yo, le preguntó que qué necesitaba, acto seguido, el recepcionista/botones/agente de mantenimiento/valet parking/gerente le entregó una lista gigantesca, ya por escrito de los que cada trabajador quería... Sólo en Acapulco me cae... 
Era pasada la media noche cuando llegamos al Oxxo, pero como el de Bimbo estaba surtiendo, la puerta estaba abierta y nomas nos pasamos. Por el hambre (y el aire acondicionado), nos pareció el más lujoso de los restaurantes. Jovanna, en su ya maravillosa tradición eligió la comida más sospechosa/peligrosa del lugar (una pizza de microondas), yo comí atún con galletas. Los chicos que atendían se sacaron un poco de onda de que nos pasáramos a la tienda como Juan por su casa, pero fueron amables y acomedidos.


Regresamos al hotel y luego de darle su pedido al recepcionista/botones/agente de mantenimiento/valet parking/gerente, agradecido nos dijo que en cuanto se liberara una habitación buscaría acomodarnos... si como no... Subimos a nuestro cuarto, matamos mas hormigas y nos dormimos viendo Duro de Matar 4.0 magníficamente doblada al español por esos artistas mexicanos del doblaje... tan talentosos, tan diversos, poseedores de un rango interpretativo incomparable que le aporta taaaanto al goce de la película, genios sin duda... genios... Todo fue consecuente con la experiencia en general. Pero ignorando los pequeños tropiezos, el día termino sin que nadie empujara un afilado cuchillo cebollero dentro de nuestra delicada caja torácica, o nos secuestraran en nombre de algún ejercito de salvacion o nos empozolaran para cubrir alguna insurgencia y eso en Acapulco ya es ganancia.  hay que aprender a valorar lo ganado, que a veces es mucho más de lo que creemos.

29 enero 2017

Narco-menudeo y Hamburguesas...

Recuerdo que ya era de noche, o por lo menos estaba indudablemente oscuro (Aunque en el otoño en Los Angeles, a las 5pm ya no hay luz, así que vaya usted a saber). Pero sin duda eran más de las 8, porque luego de andar de turistas extremos todo el santo día, todavía nos pasamos al CD Trader.... ah pues dejen checo el ticket de la compra y así nos libramos de adivinanzas.... un segundo.... ok.... 7:48.... miren no estaba taaaan equivocado.... pero ya divagué. Por andar de turistas no habíamos comido en todo el día, y todavía había que cruzar la ciudad entera para regresar de Tarzana a Montebello, que es algo así como ir de Cuautitlán a Tlalpan. Una parada por provisiones era lo más prudente antes de enfrentarnos a tal expedición.
Le preguntamos a nuestro Sherpa digital que distinguidos establecimientos había para comer por el rumbo e In-N-Out apareció en la pantallita. Mi amigo Arturito Malacara me había recomendado mucho esas hamburguesas, pero la única vez que las comimos estuvieron más o menos. Sin embargo, ya era tarde y estábamos legítimamente cansados, así que le dimos click al GPS y fuimos al In-N-Out que está sobre Ventura Blvd, en Woodland Hills.
Lo primero que notamos fue la enorme fila de autos. No, no es cierto, lo primero que notamos es que el barrio estaba bastante gachito, ya luego notamos la fila de autos. Supusimos que era para el Auto-servicio (ja) y con una rápida maniobra entramos al estacionamiento, que era sospechosamente pequeño, sólo unos 4 o 5 espacios, todos ocupados. Un auto todo pimpeado, onda Breaking Bad (ya saben, ocupantes con gorras de los dodgers, shorts de mezclilla, calceta larga, cabeza rapada, hartos tatuajes, narco-corrido sonando en el estéreo) se fue y nos pudimos estacionar.  Nos bajamos del auto y caminamos al local, y descubrimos que era un lugar sólo para venta en auto, no tenia área de servicio. Había una ventanilla donde te podían vender si venias a pie, y algunas mesas al fondo al aire libre... Caracoles. Lo pensamos un segundo, pero no teníamos animo o intención de buscar otro lugar, así que nos acercamos a la ventanilla para ordenar. Las únicas opciones del menú eran: Hamburguesa sencilla, Hamburguesa doble, con queso o chili, y ya, Hagan de cuenta como en puesto de la calle en México... peor, porque en México puedes pedir piña, tocino o hasta aguacate en la hamburguesa (yaiks!) acá nada de esos lujos.
Como el lugar era tan pequeño pudimos ver todo el operar de las personas que preparaban las hamburguesas (todos latinos).  Puedo decir con tranquilidad que nadie le escupió a mi comida, pero si se tardaron un rato largo en prepararla. Esperando estábamos cuando veo que un individuo en bicicleta se acerca a un par de sujetos que lo están esperando al lado del letrero de In-N-Out. Todos chocan los puños para saludarse, el de la bici saca una bolsita del bolsillo de sus shorts, y uno de los cuates le entrega un par de billetes doblados. No hay códigos, ni discreción, no voltean hacia los lados para ver que no haya nadie, nada. Hay una fila inmensa de autos frente a ellos y no les preocupa nada, es más, ni siquiera van a la parte oscura del estacionamiento, lo hacen AL LADO  del letrero luminoso. Fue hermoso, me sentí como en un episodio de Cops, cuando hacen las cámaras escondidas de los intercambios de drogas y ya luego caen los polis y se los madrean a todos, sólo que aquí no hubo policías.
Mentiría si digo que no me sentí un poco inquieto por el lugar y las circunstancias, así que no tomé ninguna foto del lugar, y ahora me arrepiento, valía la pena, era pintoresco y emocionante. 
Nos fuimos al fondo a comer las hamburguesas y había una familia comiendo en la mesa de al lado: Señor, señora y un niña pequeñita. Por más que lo intenté no logré adivinar que idioma estaban hablando, no era ni español, ni inglés, ni francés, ni cantones, ni alemán... así que seguro eran de Naucalpan... o Guatemala.
Terminamos de comer con toda calma y nos fuimos de ahí, contentos de no haber sido apuñalados ni una vez. Y también porque la brisa nocturna estaba agradable y las hamburguesas no habían estado terribles.
Andando por Ventura Blvd me pareció apropiado poner el disco de Tom Petty que acababa de comprar en CD Trader. Esta fue la canción que empezó a sonar:



Ese momento fue perfecto. Barriga llena de hamburguesas, buena música y ni un apuñalado. La vida dificilmente puede ser más dulce.

17 enero 2017

You Want It Darker o Lo que pasa cuando no dejas que tu novia te haga la portada de tu disco.

Yo se que cuando alguien se muere, particularmente alguien talentoso, automáticamente lo último que realizó adquiere un significado o una dimensión que probablemente no poseía.  Es un fenómeno social y comercial al que recientemente las redes sociales han atinadamente bautizado como "el tren del mame".
Gracias al "tren del mame" aun hablamos de Kurt Cobain, Jeff Buckley o Johnny Cash. Todos talentosos artistas pero ascendidos a niveles de deidad sólo por haberse muerto... Como el disco nuevo de David Bowie que todo mundo ahora disecciona pa´ encontrarle chichis a la serpiente... es pura payasada, e inconscientemente, una manera de lidiar con nuestra propia mortalidad.

(Supongo que lo que sigue va a sonar ajeno a mi espíritu proletario y origen humilde, pero pues qué le voy a hacer, a veces mi vida está poca madre, lo cuál agradezco infinitamente, luego de toda la chingadera que le ha tocado pasar, pero bueno.... así va esto, 3, 2 ,1....) Estaba de viaje en Los Angeles (Je-je-je)  cuando un mensaje de mi amigo Richard avisaba que Leonard Cohen acababa de estirar la pata.  El disco que sonaba en el estéreo del auto era "You Want It Darker". Lo habíamos comprado en CD Trader en Tarzana el día anterior (de hecho 2 copias, una para mi y otra para el buen Rick, que es fan.) y lo habíamos escuchado todo ese día. Un par de horas antes de que Richard me escribiera, le había comentado a la pioja lo hermoso que estaba el disco, y como realmente sonaba a una despedida.
Me hubiera encantado poder escuchar de nuevo "You Want It Darker" sin todo el equipaje que ahora trae, porque creo que es un buen disco, independientemente de ser "El Último álbum de Leonard Cohen" que es como todo mundo lo recordará. Desde la portada, que es infinitamente más afortunada que la del disco anterior. Una foto retocada de Cohen asomado por una ventana, sosteniendo un cigarrillo y luciendo un elegante sombrero negro. Alrededor del marco blanco de la ventana todo es negro mate. (Se tomaron la molestia de poner un barniz a la impresión para matar reflejos y que fuera un negro más profundo). Es una chulada, un trabajo impecable de Sammy Slabbinck y no de algún pariente con aspiraciones artísticas (Ya se que la portada de Popular Problems tampoco la hizo un pariente... pero pareciera....) En fin...
Desde la primer canción es evidente que Cohen asume su mortalidad (digo, si eres un señor de 82 años luchando contra el cáncer, ¿Cuál es tu alternativa?... que curiosamente fue una caída y no el cáncer lo que lo mató, ¿Qué va uno a saber?). Encontramos su voz profunda, su cadencia típica, su fraseo habitual, y sus palabras delicadamente acomodadas. También la percusión electrónica sin alma, pero inmediatamente neutralizada por elementos orgánicos, instrumentos acústicos, atmósferas ausentes en su disco anterior. Sigue habiendo los coritos cursi por aquí y por allá, pero siempre hay algo más que balancea, que le regresa el alma a la música. Ya en la segunda canción se siente que alguien está tocando esos instrumentos y no que salen del Garage Band.  
El mismo Cohen comenta que batalló durante un tiempo para encontrarle forma al disco, y no fue sino hasta que su hijo, Adam Cohen, se involucró que todo cobró vida. Es como cuando haces bacalao y queda más o menos, pero luego lo recalientas y Oh my Dog, te das de topes del saborón que agarró. (Yo acá hablando mal del nepotismo y resulta que fue un pariente quien llegó a rescatar el disco... lo que evidencia que yo se exactamente nada de nada)

Con esta belleza cierra el disco:



You Want It Darker es un trabajo hermoso, La carta de un hombre maduro y sabio diciéndonos adiós con el rostro sereno, relajado, listo para lo que sigue.
Ojalá todos tuviéramos la oportunidad de despedirnos así.

06 enero 2017

Fuera de Lugar

No acostumbro escribir sobre política en este blog... de hecho no acostumbro escribir o hablar sobre política en lo absoluto. Hay miles de contemporáneos míos que lo hacen mejor y viven sólo para hacer eso. Yo trato de conservar siempre un tono más ligero y recordar las cosas que hacen todo este chiquero un poco más llevadero. Soy de los ingenuos que creen que los cambios comienzan por las cosas cercanas, lo que está a nuestro alcance, lo del día a día. Pero lo que está pasando ahora en México me obliga a compartir una reflexion.
Para quien lee esto y no vive en México trataré de ponerle al día: Debido a los malos manejos económicos del actual gobierno mexicano, el erario nacional está en un deficit del tamaño de la barriga de un Priista de buena cepa, y luego de que toda esa manada de rateros se sirvieran con la cuchara grande bonos y privilegios, el día de hoy dicen que no tienen dinero para las cosas del día a día del funcionamiento del país, las cosas que afectan a los que si trabajamos; pensiones, servicios de salud, programas sociales, etc. 
Petróleos Mexicanos es algo así como si mandaran a Enriquito a comprar tortillas: Las tortillas son para toda la casa de Enriquito, su mamá le da $15, pero el kilo de tortillas cuesta $12.50. Enriquito nota que a su mamá frecuentemente se le olvida pedir el cambio de regreso, así que simplemente empieza a quedárselo. Así el gobierno: Traen el petróleo y todos los cambios de las operaciones "se pierden". Pero luego Enriquito siente que los cambios que se queda ya no son suficientes para mitigar todas las molestias que representan caminar a la tortillería y estar formado para que te atiendan, así que empieza a comprar sólo 900 gramos de tortillas y llevarlo a la casa diciendo que es un kilo. La mamá no nota los 100 gramos faltantes y las cosas continúan así por un rato. 
Todo podría acabar ahi, pero Enriquito se vuelve codicioso y empieza  a traer solo 850 gramos, luego 800 y así hasta llegar al medio kilo. La mamá se preocupa de que las tortillas no alcanzan para la tragadera así que empieza a pedirle a Enriquito 2 kilos de tortillas, pero Enriquito sólo compra uno y se queda con lo demás. 
Todo el dinero de sus cambios lo gasta en tonterías: estampitas, cosas para su bici, hartos pulparindos y una revista H Extremo con Iran Castillo posando desnuda para beneplácito de varios caballeros, etc. Como relojito, Enriquito está en la fila de las tortillas todos los días, comprando las tortillas para su casa. Eventualmente se hace amigo de la marchanta que atiende y ella le ofrece que puede pagar las tortillas que compre al final de la semana. Enriquito se emociona, y en un desenfreno total se compra todo un bote de miguelitos y la H de Belinda, aun en su bolsita... uuuuffffffff. Todo es gozo y dispendio del lunes al jueves, pero se acerca el viernes que es cuando tiene que pagar las tortillas de la semana, y Enriquito está ahora que se hace popó, porque no tiene para pagar la semana y sabe que si llega sin tortillas le van a acomodar la chancliza de su vida.  Así que el jueves toma el dinero de los dos kilos que su mamá le da y compra los dos kilos, entrega uno y le vende a sus hermanos por abajo de la mesa tortillas extra, tortillas que de inicio se han pagado con dinero de la casa en primer lugar... es un atascadero. Enriquito junta lo de la semana y puede seguir trayendo las tortillas sin problema. 
Enriquito descubre lo conveniente de su nuevo sistema y sigue haciéndolo así por un buen rato: gastando como loco de lunes a jueves y el viernes paga como puede, hasta que empieza a gastar más de lo que puede pagar. Compra películas y videojuegos pirata, Coca-cola en vez de Red Cola, Snickers en vez de chocolates vaquita, todo a crédito. Cuando llega el día de venderle tortillas a sus hermanitos, le sube un poquito más al precio para pagar sus nuevos y espectaculares dispendios. Hasta que un día debe tanto en tantos lados que la única solución es cobrarle a cada uno de sus hermanitos por el kilo completo de tortillas... y así es como está México ahora. El gobierno quiere venderle a la población la gasolina más carea del mundo porque se han gastado toda la lana de las tortillas en revistas H, pulparindos, y chaquetas de Lupita en el mercado. Con toda la lógica del mundo, la gente está enojada.
Muchos mexicanos han salido a manifestarse por el alza en los precios del gas y la gasolina: Cerrando calles, carreteras, gasolineras, secuestrando pipas de gasolina y saqueando negocios.
La izquierda más miope ha brincado diciendo que los saqueos no los ha hecho la población, sino "grupos de choque" (Así les llaman) organizados por el gobierno del PRI para "desestabilizar" (les encanta esa palabrita)... la verdad suena lógico, y se nota al ver los videos de los incidentes, puro chaparrito, prietín de pelo cortito realizando los saqueos en completo orden, organizados, sin empujarse... basta ver los videos de los Black Fridays en Estados Unidos para notar que así no actúa una turba amotinada. Pero al mismo tiempo, asumir que todos estos actos son una cosa que "viene de arriba" es una conclusion, ilusa, comodina y cegatona. Al final todos esos vándalos son mexicanos, los Enriquitos de nuestro país, que aunque no les guste a mis conocidos izquierditas, soooooooon un chingo. 
Tranquiliza la idea de que estos "grupos de choque" son los que cometen todas las fechorías del país, porque exime a todos los demás de culpa, nos irradia la falsa tranquilidad de que la mayoría de los mexicanos son honestos y decentes, de que los problemas vienen de arriba, de un ente ajeno, y superior, gestado en las entrañas del dragón.
Es más fácil asumir que lo malo lo hace Darth Vader, en vez de aceptar que Darth Vader es nuestro padre... (¿O qué? ¿No vieron El imperio contraataca?)
Cada vez que te asaltan en el micro, no es un grupo de choque.
Cada vez que te roban los espejos del auto o un viene-viene te lo raya no es un grupo de choque.
Cada vez que un camión de "estudiantes de la UNAM" te roba tus cosas, no es un grupo de choque.
Cada vez que manosean en el metro no es un grupo de choque.
Cada vez que te piden una mordida... bueno, ahí si es un agente del estado... peor sigue siendo un Enriquito con uniforme, sigue siendo un mexicano tomando una mala decisión.
Los "grupos de choque" son grupos de mexicanos, también son México, así que no puedo hallar consuelo en la posibilidad de que esa figura promovida por la imaginación de izquierda sea un ente ajeno o lejano. Un mexicano se prestó a la rapiña porque pudo, como Enriquito pudo robarse el cambio de las tortillas desde la primera vez. 
Nunca vamos a aceptar que hay algo intrínsecamente ligado a nuestra naturaleza de país colonializado que siempre nos hará actuar de esa manera: Me meto en la fila porque "me los chingo", me vuelo los doritos de la tienda "porque puedo", llego tarde al trabajo y hago mal mi chamba "porque soy un chingón", cobro de más "porque soy un chingón", vendo mi voto "porque a huevo que puedo", le grito de cosas a la mujer que pasa frente a mi "porque puedo", hago lo que hago "porque soy mexicano".
La raíz está podrida. Denle todas las vueltas que quieran, disfrácenlo de lo que gusten, pónganle todas la etiquetas que su santo de izquierda les indique en su manual del revolucionario: "infiltrados", "grupos de choque", "esquiroles", "acarreados", etc. Pero debajo de la etiqueta hay un mexicano como tú, que tuvo la oportunidad de elegir bien y simplemente no lo hizo "porque A huevo!!!!!!!".

Ah que entrada tan triste... Que manera tan deprimente de empezar el año... digo, hablando de este blog en especifico... el país ya nos tiene acostumbrados a la miseria.  Ok, prometo que en la siguiente entrada retomaré el tono más ligero y festivo que nos distingue... que la miseria llega solita sin tener que oír a Radiohead.

Feliz 2017.

21 diciembre 2016

The Singer Addresses His Audience

Justo caí en cuenta que ya pasaron 11 años de la última película indiscutiblemente aceptable de Jim Jarmusch, y me sentí un tanto decepcionado, (En honor a la verdad, primero me sentí viejo, y ya luego sólo decepcionado).
Entre bodrios poser y sólo bodrios, Jarmusch ha castigado a sus admiradores pensantes y premiado a los villamelones. Luego de Only Lovers Left Alive queda una triste sensación de que probablemente lo hemos perdido para siempre y que, como Tarantino dice, en general los directores de cine vienen con fecha de caducidad.
Pensaba en escribir una incendiaria pieza, señalando detalle por detalle como es que Jarmusch ya sólo hace películas pa´los que se creen vampiros, apestan a humedad y fuman churro tras churro hablando de las hegemonías dominantes, pero luego me topé con esta joya de los Decemberists:



Tienes que apreciar a Colin Meloy, por decir sutilmente lo que hay en la cabeza de todos los artistas que se encuentran en una constante búsqueda y todo el tiempo se topan con "seguidores" que los increpan y cuestionan sólo porque "no le gustó" su último trabajo.
Si Jim Jarmusch quiere hacer películas sólo para pagar su renta, está en su derecho. No es "de nosotros". Lo único que nos toca es no ver sus películas, o regresar a las viejitas que si nos gustan y verlas por enésima vez.
Después de todo, los pachecos apestosos aspirantes a vampiro también tienen derecho a tener películas que los emocionen, sin importar que tan gacherrimas estén. Aparte no es su culpa que huelan a humedad, entre la mota que les atrofia el olfato y que siempre usan ropa negra que no se nota cuando ya está sucia, pues es lógico que de repente den el visagrazo espantoso.
Si me disculpan, me voy a ver "Night on Earth". 

09 diciembre 2016

Sunlit Youth

Las listas de lo mejor del año han empezado a saltar por todos lados como frijoles mágicos, y casi en ninguna he encontrado el Sunlit Youth de los Local Natives. En primer lugar me parece raro, ya que ese álbum venía en todas las listas de lo más esperado del 2016, (¿será que a los inútiles, holgazanes, descocados, millennials que escriben despreocupadamente con el trasero en los sitios de música se les olvidó escucharlo, luego de esperarlo afanosamente?) A lo mejor es porqué salió en el último tercio del año y más bien aparecerá en las listas de lo mejor de 2017, vaya usted a saber... aunque el de Nick Cave si viene... y ese salió mucho después... pero también, cualquier pelmazo se puede conferir un halo de intelectualidad al decir que escucha Nick Cave, aunque no lo haga. Como los cuates que dicen que "Godard los enloquece weeeeey". en esa gente no se puede confiar.
El caso es que el disco salió y lo compré y lo escuché y lo escuché y lo escuché y lo escuché, luego lo dejé de oír y luego lo volví a escuchar.
Con los Local Natives me pasa algo: son la primera banda que realmente me hace sentir mi edad y mi desconexión con el mundo actual. Me chocan sus pelos y sus chongos de bolsa de basura y sus playeras casualmente rotas y sucias. Seguro son veganos y alérgicos al gluten y tienen novias que se dedican a rescatar pitbuls (los perros, no los retrasados mentales auto-engrandecidos) y creen que la música en cassette es "la leche"... no se... De entrada no es gente con la que me gustaría platicar. pero su música es maravillosa: dinámica, compleja, ambiciosa, emotiva.
Hay canciones de los primeros 2 discos en las que ni siquiera puedo entender que está haciendo exactamente el baterista, ¡¡¡¡pero funciona!!!! hay groove y cadencia, y una base sólida para que los demás construyan.
Sunlit Youth se enfrenta al problema del complicado tercer disco: el que definirá hacia donde se mueve la banda.
Luego de Hummingbird (el segundo LP del grupo), se antojaba un giro hacia lo complejo, algo más cercano al OK Computer... un disco conceptual, oscuro, desgarrado y miserable... pero Local Natives optó por hacer un disco ligero, divertido, con sustancia pero plagado de canciones pegajosas e himnos de arena. No me parece una mala decisión. A veces lo mejor es optar por poder pagar tu renta y no por volverte una artista de culto.
El primer sencillo fue esta joyita:



Chulísimo. esa canción la debo haber escuchado como 300 veces en el verano. Y debe haber sonado en TODOS lados. La banda tocó en cuanto talk shows, programas matutinos, kioskos de parque, programas de radio que los recibiera.... uuufffffff..... Pero no me hartó. La canción aguanta muchas oídas, y de cierta manera define la estética de todo el Sunlit Youth. Pero el álbum sigue teniendo su curva dramática y profundidad sin perder su sensibilidad pop. Por ejemplo siguiendo el orden del disco, la siguiente canción es esta:



Que sirve de maravillosa transición hacia la segunda mitad del disco, mas compleja pero todavía percusiva y dinámica, medio trip-hop, medio brit, Una banda californiana que sigue buscando pero que también quiere complacer. eso se agradece. Basta con ver el empaque del disco y la portada que cambia con la luz del sol. "Dar algo más" es todo.



Esta es otra joyita:



No puedo definir porqué, pero la banda me toca una fibra. Desde su primer disco me han parecido magníficos, y puedo tolerar su look y su actitud, porque al final su música es una recompensa, y me recuerdan a Los Angeles de la misma manera que Los Lobos me recuerdan a Los Angeles. Es lo hermoso de una ciudad tan diversa.
Y por el poder de Blogspot: Sunlit Youth de Local Natives, disco luminoso y gozoso de la semana, y de lo mejor del año en mi lista, sin duda.

05 diciembre 2016

Harina del mismo costal

Aprovechando los pseudo-ofertones del buen fin, compré en el mixup algunos discos (casi ninguno con descuento). Uno de los que si salió barato fue el Love in the Future de John Legend... que desde cualquier perspectiva es un álbum que nadie que me conoce pensaría que podría comprar, pero por $45, hasta discos de Café Tacuba ando comprando.
Ahora bien... Desde hace tiempo yo tengo problemas con el señor Legend, basado exclusivamente en una anécdota que Mark Oliver Everett narra en su autobiografía "Things The Grandchildren Should Know" (Algo sobre el humo de un habano, Jools Holland y guaruras de Legend increpando a Mark). El caso es que nunca lo he tomado en serio. Pero hace poco descubrí que el nuevo disco de Legend había sido producido por el sensacional Blake Mills, así que decidí darle una oportunidad. El disco no es nada especial, medio R and B, medio Soul, el tipo tiene una voz padre, (aunque medio zipi-zapea) y la producción está bastante decente. 
No habría en realidad nada que escribir sobre el disco, hasta que una persona cercana decidió compartir sus dos centavos:
Veníamos en el auto, yo puse el disco de Legend pensando que a la persona cercana no le molestaría, y en cuanto empezó a sonar "All of Me" la persona cercana de inmediato le adelantó a la siguiente canción. Yo le volteé a ver como preguntándome "Y´ora"

Persona Cercana
Ay perdón, es que esa canción me cae gorda, mega-choteada...

Yo
¿Si?

Persona Cercana
Ay si... aparte como que cae gordo el tipo

Yo 
¿Por?

Persona Cercana
No se, como que no le creo nada.

Yo
¿Cómo a la mujeres que comentan los deportes en la tele?

Persona Cercana
¡Ash!... claro que no... como que sólo anda diciendo lo que las mujeres quieren oir...

Yo
Ahhhhhh.... Como Alicia keys....

Persona Cercana
¡Ay, nada que ver! Alicia Keys si es buena...

Yo
No digo que no... ¿pero no te parecen bastante similares?

Persona Cercana
¡Claro que no!

No soy yo de esos que se enfrascan en una discusión para defender a alguien que de entrada ni siquiera le cae bien, y aunque actualmente tengo una querella personal con la señora Keys por casi arruinarme mi experiencia de compra en Amoeba, sigo creyendo que es talentosa y de muy buenos bigotes.  Pero si me generó inquietud la percepción de que Legend y Keys no son harina del mismo costal... cuando sin duda lo son: 
Ambos tocan el piano y son considerados "grandes" compositores, aunque en realidad son compositores de comité, donde un ejercito de colaboradores los asesora para pasar correctamente de la sensible a la tónica. 
Ambos deben una gran parte de su carrera a su apariencia física y a su colaboración con "lesser people" ( lease impedidos mentales megalomanos hip-hoperos). 
Los dos son considerados grandes vocalistas, y aunque sus voces son agradables y tienen feelin´, no tienen un rango impresionante o una técnica inmaculada.  
Los dos cantan sobre los mismos temas: Alicia Keys le dice a las gorditas que no se dejen que la percepción de la gente afecte su imagen personal, que serán queridas como son, e inmediatamente después John Legend también les dice que las quiere como son y como están. Aunque los dos están casados con individuos física y económicamente  agraciados... ¿Cómo va uno a creerles así?
Por último, ninguno de los dos se llama como dice: Legend es en realidad John Roger Stephens y Keys es Alicia Augello Cook... ambos optaron por cambiar a apellidos más interesantes o "cool" para satisfacer al mercado.
Creo que ya me fui muy lejos para ser alguien que no se enfrasca en una discusión para defender a alguien que de entrada ni siquiera le cae bien... en fin...
Por cierto, estoy escuchando el disco nuevo de John Legend y no está tan terrible... Maldito Blake Mills que me hace perder lo cool escuchando cosas que no debería estar escuchando...
Pero dejemos está discusión y veamos a las dos gotas de agua en acción:




No se si en el minuto 2, Paul McCartney está tratando de seguir el beat o diciendo "no, no, no."... habrá que preguntarle.
Y por último para increpar al movimiento feminista ( o animarlo, la verdad ya no se bien):




02 diciembre 2016

Amoeba 2016 vol.-2

Luego de un rato, terminé la segunda vuelta, tomé otra canastilla y me senté en una esquina a separar discos en 3 categorías: 
a) Los que definitivamente me voy a llevar, sin importar qué.
b) Los que probablemente me lleve, dependiendo de si los puedo conseguir en otro lugar y de que no rebase mi presupuesto con los discos de la categoría "a" 
c) Los que sólo están baratos.

Con la calculadora del teléfono hago cuentas y paso de una canastilla a otra los discos que ya no me voy a llevar y luego los regreso a su lugar uno por uno, y en esa tercera vuelta veo si no hay algo que se me olvidó revisar. En cualquier otra visita, seguramente para este momento hay algo en el sonido local de la tienda que no conozco, que me gusta y que seguramente compraré, pero en esta ocasión sigue el disco de la Keys... que ahora sin duda ya lleva como 3 horas firmando autógrafos.... no manches... pobre... ¿pero cuántos discos habrá vendido sólo en ese día? (de nuevo) en fin... 
Subo a la sección de películas y doy una rápida ojeada. Lo que buscaba, que era la edición de Criterion de la trilogía del camino de Wim Wenders, ya la había comprado en un Barnes & Noble así que en realidad no estaba pendiente de nada. En la escalera escucho a varios individuos hablar mientras miran al fondo de la tienda donde la firma de autógrafos sigue en proceso. Uno de ellos dice "3 more minutes, man, we can´t stay any longer", el otro le contesta "Well, they said that like 10 minutes ago, and there´s still people on the line outside". "3 more minutes, we can´t do more".
¡Que locura! ¿En esas tres horas cuántas canciones podría haber escrito Doña Alicia? (Bueno, ella y su ejercito de 20 ghost writers) Podría haber dado 2 conciertos de duración aceptable, o tomado 3 clases de pilates o yoga, o escribir algún texto sobre los derechos de la mujer para el New Yorker, no se, tantas cosas mucho más valiosas que estar garabateando en el disquito de algún tontolón que seguro va a salir a venderlo en Ebay... Es absurdo, no podemos nada más disfrutar al artista por su arte, tenemos que sentirnos cercanos... involucrados... como niños caprichosos lloriqueando que los dejen jugar. 
¿Por qué somos así? a mi no me pregunten, cuando los Dears vinieron a México por primera vez y firmaron autógrafos luego de su concierto ahí me quedé y pude ver claritito como el grupo ya estaba valiendo chancla, claramente dividido... y eso no se notó en el escenario... en fin... a lo mejor los fans de Alicia Keys pudieron ver de cerca si realmente está usando o no maquillaje... porque eso en el disco tampoco se escucha...
Ya que la señora Keys termino su evento, la tienda se despejó considerablemente y pude darle una checada a los muebles de Country y Soul. Encontré un par de discos más y evalué si los llevaba o no... Una música super setentera comenzó a sonar en la tienda: buena linea de bajo, guitarra con wah-wah, metales inmaculados, buena vibra...
Recorrí por última vez los pasillos de la tienda, como haciéndome a la idea de que pasará mucho tiempo antes de que regrese, y cuando tenga la oportunidad de regresar, seguramente ya todo será distinto, ahora habra cassettes o quien sabe que estupidez se le ocurra ahora a la próxima generación.
Revisé los new releases buscando algo interesante que me llamara, y afortunadamente, antes de que pudiera poner algo más en la canastilla, la pioja llegó y nos salimos. Ya en el auto no podia dejar de pensar en la música que sonaba en la tienda al final... y en que jamás sabría quien era... Asi que me bajé del auto y regresé a la tienda, fui directo al mostrador para preguntar quien sonaba, "The olympians" me dijo el futuro millonario que de momento trabajaba de mala gana en el Amoeba, mientras me hacia cara como de "¿Qué no los conoces weeeeeey?" pero en inglés.... Tome una copia del disco y lo pagué... me salió caro pero no lo dudé... Y fue nuestro soundtrack para el resto del viaje: 









Tiendas de discos, no saben cómo las voy a extrañar... pero cómo nos disfrutamos mientras nos tuvimos... ¿verdad?
Ah y por el poder de blogspot, el álbum homónimo de The Olympians, discazo wah-wah de la semana.







Amoeba 2016 vol.- 1

El fin del CD ya está aquí. Cada mes, las pocas tiendas que sobreviven reducen su stock de discos y comienzan a diversificarse, vendiendo libros, juguetes, tamales... y/o viniles. Así que viendo el Apocalipsis en el horizonte decidí ir de nuevo a Amoeba en Hollywood... ya saben... antes de que todo acabe.
Al llegar noté que la sección de acetatos se sigue extendiendo y le ha quitado varios pasillos a los Cedes. No es cierto... lo primero que noté es que había una fila inmensa para entrar a la tienda. Mi primera reacción fue el enojo: Imaginaba multitudes desordenadas abarrotando los pasillos y estorbando mi delicado y minucioso proceso de compra. Maldije más de una vez a todos los dioses en los que no creo. Pero ni modo, por como había quedado el itinerario, ese era el único día que podia ir a amoeba, así que respiré profundo y entré a la tienda por el estacionamiento. Ya adentro me di cuenta de que la tienda estaba relativamente vacía y sólo un area estaba acordonada. Resulta que Alicia Keys iba a estar firmado discos y la gente formada venia sólo a eso. ¡¡¡Sensacional!!! Estos vatos de Amoeba ya se la saben y pueden tener sus eventillos sin estorbar a los compradores compulsivos.
Probablemente en cualquier otro momento me habría asomado para echarle un ojo a doña Alicia. Me parece relativamente talentosa y no de malos bigotes, pero estaba molesto por su intentona de arruinarme mi shopping spree y como protesta no iba a pelarla. La pioja si se acercó y dijo que se veía guapa... en fin. Me puse a recorrer la tienda, primero ubicando como habían quedado ordenados los muebles después de la invasion/expansion de los acetatos. Luego comencé la recolección, apegándome disciplinadamente a mi lista de compras. Para evitar lesiones como la del hombro del año pasado, deje mi maleta de cámara en paquetería, así tenia las manos libres para revisar y seleccionar a gusto. A la pioja no le gustan los discos, así que ella se construyó otro plan de compras y se fue a pasear. Recorrí los pasillos, comparé los precios de los discos nuevos contra lo usados, y luego las condiciones en las que se encontraban, y en el sonido local de la tienda se escuchaba el disco nuevo de Alicia Keys, por encima de los gritos de los fans que uno a uno pasaban a que les firmaran sus disquitos ( ¡¡¡que costaba 16 bolas mas impuestos el cd!!! pum... el acetato no vi cuánto costaba... pero seguro mucho más)
La sección de country había quedado en el area acordonada de la tienda, así que cada vez que quería un disco de Karl Blau o Sean Watkins o Conway Twitty tenía que pedirle a algún empleado que me lo pasara... muy latoso pero tolerable. Muchos de los empleados de Amoeba son medio pesados y se sienten demasiado importantes como para ayudarte a buscar un disco. Y si se ven latinos y se llaman Pancho, ni se te ocurra hablarles en español... uuufffff... es como si se las mentaras. Supongo que la mayoría de los empleados de amoeba son aspirantes a músico y tienen que vender discos ajenos para pagar renta, o tienen algún tío millonario que les heredó una fortuna pero para acceder a ella tienen que vivir 30 días como asalariados... no se... el caso es que muchos son bastante pesaditos, "duuuuuuuude".... Terminé el primer recorrido y había encontrado muchas cosas de mi lista, en el sonido local seguía el Here de Alicia Keys y la gente seguía pasando a que les firmaran su disco... ya iban como 2 horas de ese chou... lo asumo porque ya había oido las mismas canciones como 3 veces... no estaban tan mal... una sonaba sospechosamente parecida a una de Eddie Brickel... y luego entre las canciones habían diálogos sobre las estrías de la mujer, Harlem  y cosas así... Y estoy seguro de que en algún momento Alicia Keys decía que era Nina Simone?? What????... en fin...

CONTINUARÁ...

27 octubre 2016

La apariencia de ser amable

No se si extraño esa época, no tan lejana, en la que a las grandes compañías le venia valiendo cacahuate su imagen o el usuario final. Siento que la cosa era más honesta. Tú comprabas algo y si funcionaba bien y si no, ¿Quién te manda a comprar esa marca?. Cosas como las viejas aspiradores koblenz o los autos a control remoto de lily-ledi, o el ron Bacardí,  o los refrigeradores Acros que aun en los 80´s  eran como ese en el que Indiana Jones sobrevive la detonación de una bomba atómica...  no se... La cosa era más transparente: la compañía era un ente lejano, intocable, sus trabajadores tenían un sindicato y estabilidad, podían hacer una carrera armando el mismo pinche refri durante 30 años, y tenían una casa y vacaciones y bla bla bla... No había esas payasadas del departamento de quejas o atención a clientes. No perdías tu tiempo queriendo quejarte con tus papás imaginarios encarnados en este inmenso acéfalo corporativo....
Ahora, todas las empresas son consumer friendly y políticamente correctas, y conscientes del impacto ambiental y socialmente responsables y todas las payasadas que quieras, pero ahora el peso del disfraz de abuelita que estos pinches lobos usan cae directa e únicamente en el trabajador.
Todos aman su iphone, y apple paga primas para reducir su impacto ambiental, pero los aparatos son armados por mano de obra casi esclavizada, sin prestaciones ni beneficios de ningún tipo.
Uber es maravilloso, pero pregúntenle a un conductor quien es el que realmente paga por las cortesías del patrón, los descuentos macucos, el uber pool, el mantenimiento del auto, su seguro médico, el seguro del auto y etc. Y no siento ninguna empatía por los taxistas desplazados... ninguna, ellos mismos con su mal servicio se procuraron la desgracia, pero Uber finalmente es un espejismo: Bajo esta fachada de "amigable con el consumidor" y "seguro y conveniente" se saltan todas las reglas sobre transporte público que han existido desde hace décadas y que la mayoría de los taxistas zánganos se han visto obligados a cumplir o capotear mediante mordidas. Da la apariencia de "amable" porque eso le da licencia de no serlo en realidad...
Y no es que me guste que las empresas me maltraten o que las cosas que compro no funcionen... pero en el fondo siento que en algún momento nos van a pasar una factura que nunca vimos venir: como que te contagien herpes o papiloma... te divertiste tremendo contrayéndolo, pero luego vivir con eso está de la tiznada.
En fin... I see trouble Up ahead....