Los Años Maravillosos I

Fue la revista MAXIM-MÉXICO del mes de septiembre la que sembró la duda en mí. Ahí estaba, en todo su esplendor, foto de portada, Winnie Cooper, la de “los años maravillosos” posando para la lente de algún fotografete, apenas vestida. ¡Nooooooooooooooo!. La representación misma de la inocencia infantil, de la vecinita niña de quien siempre estuviste enamorado (cuando eras niño) y nunca paso de la manita sudada o la pegada de ombligos, ¡¡¡¡la novia Kevin Arnold pues!!!!!!!, había sucumbido ante la tentación de la seda y los dólares.

Después de la reglamentaria e inexorable revisión de la GESTAPO, pude darle un vistazo a la revista. No era ningún vulgar photoshopazo de los que abundan en Internet, ni una doble, era la mismísima Danica McKellar vistiendo breve lencería y enseñando lo que tiene y lo que debería tener

¿Qué paso?, ¿de que me perdí?, ¿ahora ni la nostalgia ni la inocencia escapan al salvaje deseo masculino?. Usualmente no habría pasado de ahí: hubiera visto la revista, hubiera dicho “uy que bien” o “uy es una pena” y ya; pero fue un programa de niños actores que vi en VH1 el que me hizo actuar de otra manera: “¿Que no Danica McKellar era una exitosa matemática egresada de UCLA?, ¿hasta había un teorema que ahora llevaba su nombre, no? Seeeepa, el chiste es que la chica decidió que estaba más padre ver su nombre junto al de Pam Anderson que al lado del de Pitágoras por dar un ejemplo... Mi no entender… o tal vez si, pero no muy bien.

Pa todos aquellos que quieran darle rienda suelta al morbo, aquí encontrarán las fotos, http://www.stuffmagazine.com/cover_girls/girl.aspx?id=486 pa que vean que no me estoy inventando nada. Yo no planeo publicarlas en este blog por razones de seguridad personal y temor a la honorable SS

Comentarios

Anónimo dijo…
la ss siempre vigila
Anónimo dijo…
la cosa es que ella saca MUCHA mas lana de esas fotos que de una vida llena de horas en la chamba, BIEN por ella que puede, o que tiene con que. Por cierto, la lana la obtienen de los bolsillos de los morbosos.
Anónimo dijo…
jajaja. Ok, pero que luego no se queje si los "morbosos" le gritan "mamacita" en la calle, por que esa MUCHA lana la convierte en un "objeto", ajeno a las habilidades que vayan mas alla de sus curvasssssssssss!
Anónimo dijo…
ahh que Winnie Cooper si tan siquiera hubiera intentado otro color de atuendo. El negro refleja la ausencia de luz en su mente. Tendrá mucho varo con posar pero su ingeniudad de infante no tiene precio, jajaja.
JL dijo…
A mí lo que me indigna no es que lo haya hecho, sino que se haya tardado tanto. A fin de cuentas representó las fantasías de una buena parte de adolescentes en su despertar hormonal, y huebiera sido más interesante sacarle la playboy al papá de debajo del colchón, que decidir si comprar la Maxim con ella o la FHM con alguna de Rebelde.

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Los hombres somos idiotas