La peor critica cinematográfica de la historia


No se como llamarle a este fenómeno, pero es claramente identificable: Te dispones a ver una película, ya sea en el cine o en tu casa, no esperas mucho de ella, solo que te entretenga un par de horas. Mientras la ves, al tiempo que te diviertes pasa algo más: empiezas a encontrar algo en ella, lugares en los que sientes haber estado antes, diálogos que deseas de todo corazón aprenderte de memoria, el sonido de una bicicleta que viaja sobre un camino de grava, el seco frió del horrible sol del invierno. La película deja de ser una cosa puramente audiovisual para convertirse en un olor, en una textura, en un rayo de sol que te da justo en el rostro. Sin darte cuenta, te has empezado a enamorar de la película, aun antes de que acabe. Citando a Miguel Ángel Rivera: “ ... el director, ya te la dejo ir” medio brusco, si, pero profundamente cierto.
A lo mejor tiene que ver con el hecho de que no esperes mucho de la película, y te encuentres en un estado de atención “no prejuicioso” por llamarlo de algún modo.

Pasa el tiempo y hay cosas de la película que se quedan en ti, alguna imagen, o algún olor, algo, casi ajeno que se vuelve más tuyo que del director que “te la dejo ir”. Ahhhhh que bonito es el cine.

Se supone que les iba a recomendar una película que me hizo sentir justo eso: mientras la veía, recordaba mi casa de cuando era niño, tarareaba las canciones y me reia mucho, al final termine con ganas de conocer Idaho y comprarme una casa en el llano al lado de la carretera.
Repito, se supone que les iba a recomendar “esa” película, pero mientras escribía, me di cuenta de que si les digo que película es, los voy a prejuiciar, y probablemente cuando la vean, el “deja-ir-ismo” no va a suceder. Así que pensándolo bien, dejare este post hasta aquí...

Comentarios

Alvarus dijo…
ahahha que Juanito... siempre dejando la duda.
Guillynx dijo…
qué poca
José Luis dijo…
Será My Own Private Idaho?
Juan Evers dijo…
Mmmmmm, nop, aunque esa es tambien una muy buena pelicula, ahhh y se filmo en su mayoria en portland.

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

Los hombres somos idiotas

1996: el año en que la música existió.