La peor parte de mi fin de semana 1

Este fin cumplí 7 años con mi novia, por lo que el paso lógico sería haber ido a celebrar en grande con la Jova por su admirable resistencia, pero este año, tuve que trabajar el día de mi aniversario, por lo que toda celebración se vio, básicamente cancelada…. Cada año habíamos podido celebrar, hasta este….
Pero esa, no es la peor parte de mi fin de semana

El trabajo, que por razones económicas me vi obligado a realizar, fue el ir a grabar el grito de independencia al mismísimo zócalo capitalino, y posteriormente registrar en video la Convención Nacional Democrática. “Uuuuuuuuuuuuuuuyyyyyyyyy que miedo” (piensan los riquillos, jajajajajaja). A mi en realidad me preocupaba la cuestión logística, mas que la carga moral o lo que sea… se supone que seriamos varios equipos, grabando diferentes aspectos de este fin de semana patriótico.
La primera tarea que se me encomendó, fue la de conseguir acreditaciones para todos los que andaríamos por ahí ese día, de tal forma que nadie en este universo pudiera llegar a hacérnosla de jamón y lanzarnos el siempre divertido (Léase el texto entrecomillado en tono cantadito policiaco): “Buenas jooovennnnn, me permite su perrrrrrrmiso por favor”. Así que sin más le pregunte a mis empleadores: “¡¡¡Como no!!!!!, con todo gusto, nomás indiquenme a donde voy”, a lo que ellos contestaron: “no te pagamos para hacer preguntas, te pagamos para dar respuestas, asi que dinos ¿a dónde?” Ufffffffffff.
Alguien me dio el tip de que toda esa onda estaba en el cruce de Insurgentes y Reforma, justo en el corazón pejista del plantón. Al llegar a tal lugar, lo primero que noté fue que no había naaaaadie, nananananadie, solo carpas vacías y baños portátiles apestosos. Tras caminar un par de cuadras encontré a un mister dormitando en el interior de un vochito, até cabos y me anime a preguntar. El mister, tras recetarme un alentador “uuuuuyyyyyyy joven” me indicó que todo eso de las acreditaciones se veía al otro lado del campamento, por ahí de la fuente de petróleos, pero como ya se estaban levantando, iba a estar medio difícil que encontrara a alguien. Al final me planteó una paradoja, sus palabras fueron mas o menos asi: “mire joven, puede animarse y lanzarse hasta-hasta petróleos pa ver si alcanza a alguien, o puede caminar aquí al ángel a ver si ahí hay todavía alguna mesa, el asunto es que en media hora llegan las gentes que van a recoger todo”. Sin dudarlo y tras encomendarme al santo patrono de la democracia, me lancé al ángel. Al llegar vi nuevamente las carpas vacías y todo abandonado, ya empezaba yo a soltar maldiciones cuando noté algo de movimiento en una de las tiendas de campaña al lado de la avenida. Ya ahí, una señora que se presento como “Elena Poniatowska”, me dijo que la acompañara. He de confesar que me saco un poco de onda, por que la señora en cuestión tenia el pelo de color “rojo stratus”, vestía un pants de estos de nylon color naranja y no tendría mas de 45 años. Sin embargo yo le seguí la corriente. Me llevo lejos de las carpas, a una camioneta estacionada envidiosamente justo en los carriles centrales de reforma, ahí me pidió mi nombre, mi dirección, mi teléfono y mi credencial del IFE, Yo accedí…. Mientras la señora llenaba papeles, un par de señores muy amables que estaban en el plantón, me hacían la platica y me explicaban las razones de su movimiento, me mostraban un par de volantes en los que se veía a Juárez y a AMLO con una leyenda en la parte de abajo que se leía: “dos hombres, un mismo ideal”. Los señores se fueron junto con la señora, la cual me dijo “espereme aquí, ya regreso” y me dejó solo, en Reforma, sentado en una camioneta semi-abandonada, cuyo dueño no conozco, llena de chamarras de nylon naranja y propaganda del PRD, Se fueron todos, todos, todos, de verdad, estaba solo. Una comitiva de policías llego al lugar. El arco reflejo de todo capitalino de inmediato se apoderó de mi “¿Qué tal que la camioneta es robada?” pensaba yo, ¿qué explicación le iba a dar a los policías? Ya me veía yo diciéndole a los polis: “hola, estoy esperando a Elena Poniatowska, que fue a sacarme unas copias”, y luego explicándole al juez que a pesar de estar dentro de una camioneta llena de propaganda del PRD estacionada al pie del planton, yo no tenia absolutamente naaaada que ver con el PRD, que yo sólo “iba pasando”. Juro, que empecé a sudar frió. Tras un par de minutos los policías se fueron, y yo volví a respirar. Tras media hora “la señora Elena” regresó, me dijo que todo estaba listo, me entregó gafetes para mi y mis compañeros que nos acreditaban como “delegados de la Convención Nacional democratica” ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¿qué queeeeeeeeeeee?!!!!!!!!!!!! La señora me garantizó que con ese gafete íbamos a poder grabar hasta en palacio nacional!!!!!. No me quedó otra más que decir “Chaaaale pues ni modo”
Pero esa…. no fue la peor parte de mi fin de semana.

Ya en el zócalo, fui victima de racismo, fui vejado, ultrajado y agredido por los grupos perredistas, me sentí como el warpig, pero al revés, es decir, me discriminaron por “guapo” o mas bien por “guero”. Nadie me creía que era mexicano. Todos veían cámara y de inmediato me hacían trabajando en Televisa y ganando en dólares. Me la mentaban, me aventaban espuma, confeti, cascaras de fruta y papeles, me amenazaban…. Todo por llevar una cámara al hombro y no ser moreno. Desde el momento en que llegué, una ñora de unos 60 años se me pego, y de traidor y pendejo no me bajó, necia estaba con que yo era gringo y le gritaba a todos los que pasaban junto a mi que yo era extranjero y que les quería ver la cara a todos. Me decía que era un riquillo. Yo trataba de razonar con la señora y convencerla de que era mexicano y que estaba grabando “un trabajo para la escuela” (jejejeje) Y la señora necia con que yo venía de Televisa, “bueno señora” le dije “pues si vengo de Televisa, entonces soy mexicano ¿no?” La señora se desesperaba y se iba, pero a los 5 minutos regresaba a seguir de sediciosa. Luego me decía “ahhh pero no se haga pendejo, seguro viene de escuela de lana” y yo le contestaba que No. “ahhh como no” contestaba la ñora, “pues si eres güero, eres de laaaaana” a lo que y conteste: “Señora aunque usted no lo crea, también habemos gueros pobres”, la ñora me miró con los ojos encendidos de rabia y me dijo “chingas a tu madreeeee pinche riquillo” y, bendito sea dios, se fue… pero regresó a los 10 minutos…. Y esa no es la peor parte de mi fin de semana.
CONTINUARÁ...

Comentarios

Roberto V. dijo…
Asi es esto en nuestro pais, lamentablemente vivimos en un lugar donde si no estas conmigo estas contra mi y no dejan que expliques y si te dejan explicar no te creen. Estaremos atentos al "minoentender" para ver que tan malo fue tu fin de semana.


Ah! por cierto, navegando por la red encontre una pagina donde es mucho mas facil introducir musica a tu blog y pues aqui te paso el tip por si todavia te interesa.

www.myflashfetish.com
Anónimo dijo…
Pues la culpa la tienes tú méndigo, ¿Quien te manda a ser guero?

Saludos
L.
Anónimo dijo…
no, pues si la peor parte de tu fin de semana no es ninguna de las que contaste, ya me dio miedo. no me quiero imaginar. en retrospectiva te mando un sentido pesame. pues si, asi somos, bien prendidos para fregar al projimo, pero bien cerrados para todo lo que no sea como nosotros queremos. a la proxima ponte una peluca de ponchito y tal vez te ira no tan mal. quien sabe. en fin.
ÐÆxter dijo…
Güero, viejito y antisocial...

y con todo eso, no reía tanto desde que vi la foto de Chewie con su compatriota milagrosamente encontrado en kashyyk.

Saludos
Anónimo dijo…
Me muero de risa con tu foto.
ya cuenta mas! esta muy chistoso
(ahora ye te puedes reir con libertad de lo que paso)

P.D. Go Team! gracias por el esfuerzo

Att. Jova
Anónimo dijo…
Hay Evers informate primero para que conocsacas quein es elena poniatowska, y pues si hay güeros pobres yo me uno a tu lista
Anónimo dijo…
Hey Evers, me gusta tu blog... esta fresco! vivo en Boston y te encontre haciendo un search. Aca te dejo mi comentario a esta tu historia de fin de semana...

Me has matado de la risa!!! No soy de Mexico pero te digo vos tenes esa habilidad para escribir la historia de manera que habiendo solamente visto el Zocalo y esas areas por TV o photos, me puedo imaginar la escena!!!

Pero digo yo... si la tal Elena Paniatowska no era guera?? Acaso el color del pelo que llevaba... no seria una peluca para no despertar sospechas?? Siendo que la gente estaba encontra de cualquiera que luciera guero. Y esa tu parte de encomendarte al "Santo Patrono de la Democracia" tri-gracio-so, creo que te voy a robar la frase!
Seguire leyendo a ver que mas tenes por aqui. Un saludo, Ely
Juan Evers dijo…
Ely:
Estoy segurisimo que la señora esa NO era elena poniatowska, sino una muy amable impostora.
Gracias por pasar por aqui y por los buenos comentarios
un abrazo
juan evers
Anónimo dijo…
Hola Evers. Siempre leo tu blog y me parece de lo más ameno. No puedo evitar imaginarme la escena que te tocó vivir, como dices es muy poco probable que la descendiente directa del último rey de Polonia te haya atendido sin nombrarte primero caballero de la orden del tripié. Acá en Ecuador, te leemos un buen grupo de profes de la U. Aguante Juan!!

Patricio
Juan Evers dijo…
Gracias Patricio!!!!
abrazo de vuelta a ecuador.

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Los hombres somos idiotas