La peor parte de mi fin de semana 2

Afortunadamente, AMLO llego a rescatarme: en cuanto apareció, la Ñora chocosa desapareció, lo cual fue una bendición, pues ya me había cansado de explicarle que sí yo fuera “riquillo”, ya le habría echado a mis “guarros” pa que le enseñaran modales a punta de puras descargas eléctricas vía batería de carro.
Seguimos grabando, PePe, (quien gentilmente me ayudó), y yo. Vimos a Encinas dar el grito y los fuegos artificiales. En cuanto el ultimo cohete tronó, una horda de barrenderos, escoltados por decenas de unidades de limpieza ahuyentaron a los asistentes. Ahora si que “¡¡¡¡¡agua va!!!!”. El problema fue que con la llegada de los cuerpos de limpieza, desapareció hasta el ultimo policía de la plaza. Una banda mas pesada se empezó a descolgar y tras darse un par de vueltas pa checarnos, apenas hicieron bolita dijeron: “sobre el guerito”.... ay mamá.... sobra decir que salimos de ahí mas rápido de lo que dices “¡vivan nuestras instituciones!” En la huida, otros guarritos nos rociaron con espuma y otras sustancias, cuyo origen afortunadamente no reconocí....
Pero esa. No fue la peor parte de mi fin de semana.....

Al día siguiente, el buen PePe desapareció, nunca lo pude localizar, así que tuve que irme solitito a cubrir la convención nacional democrática.
La empresa que me contrató para cubrir el evento (cuyo nombre no puedo revelar por un acuerdo de confidencialidad), desde el inicio decidió, por razones meramente económicas, que era buena idea mandar a los “directores / fotógrafos” solititos ( o sea, sin asistente) a sus diferentes tareas, también decidió que era buena idea que yo me llevara la cámara mas grande, y un tripie manfrotto, que sin exagerar pesaba mas que una viga del distribuidor vial, y que pa´ colmo no se podía plegar, así que era un amasijo de tubos de metro y medio de largo. El encargado que me dio el equipo dijo algo así como: “vas a ver que es bien estable gueyyy, vas a tener una tomas aca bien firmes valedor” ¡¡¡¡¡CLAROOOOO!!!! Pues sí grabar sobre esa chunche es como emplazar sobre una caja fuerte..... el problema no es ponerte sobre ella, el problema está en cargarla..... Con un asistente no hay bronca, uno carga el tripie y otro la maleta de cámara y el ditibag; Pero cuando solo eres uno, la cosa se pone salvaje.... carga todo y aparte graba y opera.... ¡EN LA CONVENCIÓN NACIONAL!.... pero ni modo, mi palabra estaba empeñada y tenia una misión que cumplirrrrrr.......Lo de menos sería no haberme llevado el tripie, pero al director se le ocurrió que era buena idea que hiciera entrevistas, y específicamente pidió que los entrevistados no miraran a cámara, por lo que la cámara debía estar en una posición fija alejada de mi ojito, léase pues , a fuerza en tripie. Ahhh, y aparte me dieron un micrófono como los que usaban en los programas de Raúl Velasco, grande, grande, grande, con un cable canon como de 20 metros y con una entrada que la cámara no tenia, así que había que ponerle como mil convertidores para que funcionara, total, la cámara al final parecía taxi pirata o microbús customizado de tanto agregado que llevaba... pero esa, no fue la peor parte de mi fin de semana.

Obviamente, la circulación estaba cerrada desde eje central, así que el acceso al zócalo tendría que ser a pie, cargando la maleta de cámara, la cámara y el tripie de 25,000 kilos: el Ditibag lo dejé, pues pensé que no me haría falta, (en algún momento de la historia, esto me será cobrado con hartos intereses). Caminé sobre Madero con todo el chuncherio a cuestas hasta llegar al zócalo. Era medio día y ya estaba lleno, la gente seguía llegando en enormes comitivas que hacían lucir el zócalo pequeñísimo

A pesar de la multitud, todo transcurrió sin mayor problema, todos muy amables, todos muy sonrientes, el ambiente inhóspito del día anterior era sólo un recuerdo. Todo iba bien hasta que noté que la luz del sol bajó de repente y sin aviso, y luego, una enorme gota de agua me cayo en la cabeza, acompañada de otras mil. Se soltó el diluvio.
De inmediato recordé las maravillosas bolsas negras que justo para estas ocasiones guardo en mi Ditibag, el cual, estaba convenientemente acomodado al lado de mi cama.....”mierdamierdamierda” pensé.
Mi primera reacción fue la de correr hacia algún techito pa protegerme en lo que salvaba a la cámara de la mojada, el problema fue que ese también fue el impulso del mas/menos un millón de mexicanos que estaban en el zócalo. Cubrí la cámara bajo mi camiseta y corrí hacia un refugio, el cual se ocupó antes de que siquiera me acercara, luego me dirigí a un carrito de bolero que también se saturó, luego a las carpas de los puestos de comida e igual. Parecía episodio de la pantera rosa. Como pude llegué a uno de estos baños portátiles y ahí pude guardar rápidamente la cámara, pero la peste era tal que no dure ni 30 segundos en ese lugar. Desarmé la cámara tal como la CIA piensa que Lee Harvey Oswald armó y accionó el rifle que mató a Kennedy y salí corriendo de ahí. Al lado de los baños había una pequeña caseta de información que ofrecía refugio. Corrí y de suerte alcancé una esquinita de techito. Total, mientras sólo lloviera de manera vertical no habría mayor problema, ¿verdad? Pues en eso, el maravilloso viento hizo que el agua tomara una trayectoria horizontal que se antojaba francamente ridícula. La maleta de cámara era de tela, así que mi reflejo inmediato fue cubrirla con mi cuerpo para que no se mojara, pero en el inter yo quede absolutamente empapado. Era tal la cantidad de agua que mis zapatos habían recibido, que hacían burbujitas cada vez que caminaba. Mientras tanto, un grupo de viejitos habían poco a poco monopolizado el techito que medio me cubría del agua, y ahora me encontraba, tal cual bajo la lluvia, y ni modo de madrearme a los ancianitos, digo, si hubiera sido alguien de mi edad, no lo hubiera dudado ni un segundo, Sí hubiera sido una mujer joven, le habría cerrado el ojo y aplicado la sonrisa “Poliana” pero aquí no había alternativa. “Ajo y agua”, que si me movía un centímetro mas, la cámara se empapaba igual que yo. Y esa...... no fue la peor parte de mi fin de semana.....
La lluvia intensa habrá durado algo así como media hora, no había mucho mas que hacer que esperar empapado de los pies a la cabeza. Entretenido estaba viendo como le salían burbujitas a mis tenis cuando note que el color del agua que estaba en el piso de repente había cambiado de manera dramática, así como su espesor.... ohhhh dios.... Resulta que los baños portátiles que estaban al ladito de mi refugio, estaban mal aislados o que se yo, y con el aguacero que cayó, lo que sea que hubiera dentro de ellos se había empezado a fugar.... ohhhhh si....ohhhh si.... Bajo mis pies había 42 días de materia fecal de plantón Pejista. Poco a poco todos los que estaban bajo el techito habían empezado a notar esta situación, y clamaban por la clemencia del encargado del puesto de información, que sequecito desde adentro, veía sufrir a los de afuera. “Por humanidad señor” le decían los viejitos, “déjenos entrar”, pero el infeliz se regodeaba en su crapulencia. Lo lógico hubiera sido salir corriendo de ahi, alejarse lo más posible en ese instante, pero el aguacero era tal, que nadie intentaba siquiera moverse. Yo sólo veía como la correa y las patas del pesadísimo tripie se manchaban un poquitin de caca ajena, mientras el agua de lluvia me escurría por la nariz. Y esa.... no fue la peor parte de mi fin de semana.
CONTINUARÁ...

Comentarios

ÐÆxter dijo…
no cabe duda, cuando te toca, te toca.

Ánimo, ya casi es otro fin de semana
Alexandra dijo…
lo siento, pero no pude evitar reirme leyendo tu historia... y puede seguir empeorando???!!!! estaré esperando la continuación.

Mi fin de semana estuvo muy bueno, 5 días de fiestas, metale comiendo asado, empanadas, tomando y bailando cumbia (a la cueca no le hago)... todavía ando cansada jaja
Anónimo dijo…
se me hace que estas inventando, no puede ser real tanta mala suerte. hasta caca ajena. ya ni falta que hacia que un perro se acercara e hiciera de las suyas a tus pies. total, ya con el caudal de porcancias te llevas las palmas. ?sera que estas pagando algun karma? ?sera que despues de esto todo sera cuesta abajo? no lo puedo creer. no me pude dejar de reir. lo bueno de todo esto tan malo es que lo peor y lo menos peor de tu fin de semana ha hecho la semana de todos nosotros mucho mucho mas amable y llevadera. no me alegran tus peripecias ni mucho menos, simplemente me imagino cada escena y no puedo evitar quedarme con la boca abierta del asombro y la admiracion por tus reacciones "zen" a cada nueva aventura , cada nuevo encuentro fatal y cada nuevo olor, o sea: me cae que no eres gringo. vientos.
Roberto V. dijo…
Estimado compañero ciudadano J.E. leyendo su blog me di cuenta de que en verdad tuvo usted un lamentable fin de semana, pero vealo por el lado bueno hizo que uno que otro seguidor de sus posts sacaran una risa que no estaba planeada para esta semana.

Bueno y si eso no fue lo peor no puedo imaginarme que sigue, yo creia que lo de los baños no se podia superar.
·MaRySouL· dijo…
¡Ay nooo!... ¿y todavía se pone peor? No inventes, ahora si con la tercera parte me vas a matar de la risa... (si ya me quedé afónica por raras circunstancias, creo que fué de tanto reírme y privarme).

Espero que todo marche mejor jajaja... saludos!
L. dijo…
Noooo pues si te fue de lachi. A mi se me hace que el universo esta confundido y piensa que te apellidas... no... no lo puedo decir. Luego te digo, piensa en el ser mas malkarmoso que conoces.

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

Los hombres somos idiotas

1996: el año en que la música existió.