Momentos de Reflexión


El dinero gastado en un table no es un despilfarro, es una inversión: Uno transforma vulgar dinero en dorados recuerdos que nos alegraran la ruta hasta la tumba.... lo cual me recuerda ¡¡¡¡que ya mero es la boda del papaya!!!! ¡¡¡¡¡¡Ajuaaaaa!!!!

Comentarios

Mojinegro dijo…
Nada que decir mas que: que bellos son los recuerdos.
RaXelØ dijo…
Aún recuerdo mi primera visita a un Table, fue un momento inolvidable que no cambiaría por nada, lástima que ese Table ya no exista más, pero algún día encontraré uno que me llene como lo solía hacer ese.

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

Los hombres somos idiotas

1996: el año en que la música existió.