Dia 13

Nunca  pensé que fuera cierto... pero sucede: Los jefes tienen la certeza de que sus empleados poseen la habilidad de leerles la mente. La escena es como sigue:

Jefe
Juan, ¿ya tienes ESO?

Dudo por un segundo, luego miro hacia la izquierda y tuerzo ligeramente la boca. Recorro con calma cada una de las particiones de mi cerebro tratando de encontrar el equivalente lógico en términos laborales a la palabra ESO, pero fracaso monumentalmente. ¿qué calabazas es ESO?. En un movimiento de puro virtuosismo oficinístico pongo cara de sabelotodo y con aplomo asiento con la cabeza.
Jefe
Perfecto, entonces te mando LO OTRO y lo checamos al rato.

Juan
¿A donde me lo manda jefe?

Jefe
Al mismo lugar a donde te mande ESO.

Juan
Ok

Jefe
Te felicito Juan, es como si no tuviera que explicarte nada

Juan
Si, me dicen eso todo el tiempo.

Por el momento, todo esta bien. Aun no se que es ESO, pero asumo que en cuanto encuentre lo LO OTRO tendré una idea.

--------------------------

Otra de las cosas curiosas que suceden con la mente de un individuo como yo al estar en una oficina todo el día es el uso inadecuado de los utensilios de oficina: Origami con clips, dibujo con engrapadora, escaneo del lunch, groserías con calculadoras, la momia de post its, el solo de lápiz, 100 metros libres en silla de oficina, con su variante en reclinable o fija, escultura efímera con ventiladores y bolsas de basura, el teléfono con kola loka,  disfrácese con diurex, altere su gafete con cinta scotch, y mi personal favorito, engrápele la trompa al Chihuahua de la de cuentas, yeah! 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

Los hombres somos idiotas

1996: el año en que la música existió.