Alta Fidelidad

Hay libros que son adaptados a la pantalla de manera exitosa, no me refiero al éxito comercial, sino al logro artístico, a las relecturas que aportan una nueva dimensión al texto.
Creo que High Fidelity de Stephen Frears (2000) es el ejemplo perfecto de cómo puedes darle en la madre a un libro maravilloso intentando hacerlo película. 
El libro de Nick Hornby, profundamente británico y deliciosamente obsesivo es un placer de la primera a la ultima pagina. Repleto de monólogos reflexivos y divertidos giros de tuerca va construyendo capitulo a capitulo un protagonista complejo, interesante, verosímil. Su vida parece posible, sus relaciones interpersonales se aprecian reales y sus decisiones de vida se sienten consecuentes o inconsecuentes, pero orgánicas.
La película no logra nada de esto. Desde la primera secuencia uno quiere desollar vivo a John Cusack, antipático e insoportable en su interpretación estúpida e iracunda de Rob, hablando a cámara todo el tiempo, en un fallido intento por transcribir los jugosos monólogos del libro. Luego esta el asunto de querer transportar todo a Chicago, ubicando la historia en un ámbito cultural ajeno e ilógico. Y todo el asunto del product placemenet es lo peor (querer meter a the beta band, massive attack, belle & sebastian y greenday para darle "actualidad" por ser los grupitos de moda es francamente una idiotez).
Para colmo, la puesta en cámara de la cinta es pobre, miope, sorda y dialogocentristica, sólo cabezas parlantes durante 2 horas. No entiendo cual es el sentido de querer tomar una maravillosa obra de arte y convertirla en algo cuadrado, desabrido, pre-digerido y carente de propuesta. Es una desgracia. Para colmo, cambian el final, que en el libro es climático y precioso y en la cinta es.... tan inútil. Es una adaptación injusta y vergonzosa, de la cual me quería quejar desde hacia tiempo, pero que había deseado dejar enfriar un poco.
Si usted ya leyó el libro, lo felicito profundamente. Si no lo ha leído, creo que lo puede disfrutar enormemente. Si ya vio la película, mi mas sentido pésame. Si no la ha visto, ¡húyale!.

Comentarios

JL dijo…
Ok, ok. Me incluyo en la categoría de quienes le huirán y además le gorrearán el libro, jejeje.
abel dijo…
Yo ví la película. Sé perfectamente de lo que estás hablando. Enterarme ahora que esa cosa está inspirada en un libro sólo aumenta considerablemente mi tristeza. Pero tu dices:

"No entiendo cual es el sentido de querer tomar una maravillosa obra de arte y convertirla en algo cuadrado, desabrido, pre-digerido y carente de propuesta."

¿Que no Hollywood ha afianzado su poder como industria haciendo eso todo el tiempo? Solamente están sacando provecho de la lógica que mucha gente sigue: "¿para qué leer el libro si ya salió la película?"
Juan Evers dijo…
Mi estimado Abel:
Estoy de acuerdo contigo, pero creo que aquí el asunto no es la cuestión moral de lo que significa Hollywood, sino de mera visión (o falta de ella).
Una película como "Fight Club", basada en el maravilloso libro de Chuck Palahniuk, se vuelve una reinterpretacion del texto. Tiene los elementos de un blockbuster hollywoodense, incluidas las estrellas, pero todo funciona, emociona, aun dentro de las limitantes del cine comercial. El caso especifico de High fidelity es mas una cuestión de torpeza en la adaptación.
Pero tienes razón, darle en la madre a un libro haciendolo película es mas la regla que la excepción.

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Los hombres somos idiotas