2009... que chafa.

Mientras más se acerca diciembre 31, más claro tengo que el 2009 fue el año en que venció mi garantía.
Oculista, endocrinólogo, nutriologo, dentista, y ahora traumatólogo. Salí tan confiable como un Alfa Romeo.
La ultima novedad es que me rompí la mano la semana pasada, gracias a una caída tonta e inevitable. Y juzgando lo aparatoso del guamazo, sólo una mano rota no esta tan mal.
Ya se me había olvidado lo que era traer yeso y todas sus implicaciones: desde la molesta comezón hasta lo complicado de enjabonarse y ponerse shampoo en la regadera. No puedes dormir porque el yeso estorba y no puedes tocar porque la mano esta inmovilizada. Sólo tienes una mano para sujetarte en el micro, pagarle al chofer y rogarle a dios porque no suene el celular. Lo peor es salir a correr: es agotador, uno no calcula que tanto influyen los brazos en el asunto del impulso.
Al menos puedo seguir lavando platos, que en mi nueva vida de casado es indispensable, y al menos con una mano puedo seguir escribiendo.
Hay una ligera posibilidad de que hoy viernes me quiten el yeso, pero es un escenario remoto. Yo creo que mas bien el doctor solo quiere sacarme more money.

Esta navidad iba a ser maravillosa: el papayín se ofreció a ser mi fayuquero honorario y había accedido a traerme TODOS los discos que le encargara de EU, TOOOODOS!!!!! Yo había fantaseado con encargarle en una de esas un big muff y otros gadgets más para mi guitarra... ahhhhh que lindo. Pero eso es ahora puro sueño guajiro, yo no podré tocar en un buen rato y el dinero que tenia apartado para mi en navidad se desvaneció al momento que dije "creo que tengo la mano rota...."
Esto me recuerda otra navidad, en la que haciendo las compras navideñas, la pioja y yo tiramos sin querer una guitarra en Veerkamp, misma que tuvimos que pagar con el dinero de nuestros regalos.... pero esa es otra historia.

Comentarios

Anónimo dijo…
Yo no olvido al año viejo, porque me dejo cosas muy buenas!, me dejo una burra, una mano rota, una crisis mundial, una avionaso, dos temblores, unos vecinos fiesteros... ahhh que bonito 2009
JL dijo…
Pero véale las ventajas a que se rompió la mano izquierda siendo diestro. Tengo un amigo que se rompió la mano derecha siendo diestro, y dice que para limpiarse era un pedo... jajajajaja.
Juanito, todo esta bien, tu esta bien, por un rato incómodo, pero al final de cuentas bien. Ya cambiará nuestra suerte...Te mando un abrazo y cuenta pronto la otra historia, la de la guitarra Veerkemp.

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Acapulco cuerpo y alma