Luz Ruidosa

El jueves pasado durante 13 horas no hubo luz en mi casa. El día anterior habíamos hecho súper así que mi primera preocupación era que la comida guardada en el refri se echara a perder. Afortunadamente no pasó, hizo frío y eso mantuvo todo fresco.
Como no podía trabajar, ni ver la tele o usar la compu, después de ir a correr me dedique a atender pendientes: fui a ver a mi contadora, luego al banco a pagar impuestos, a la lavandería a recoger algo de ropa, a cortarme el pelo y después a tocar la batería a casa de mi madre.
De regreso noté que la falla eléctrica había afectado toda la colonia donde vivo, los oxxos estaban cerrados al igual que el blockbuster. Las tienditas que habían quedado abiertas estaban en penumbra y los restaurantes iluminados con velas. Pero lo que mas me llamó la atención fue el silencio... todo alrededor era como un pueblo fantasma. No había teles ni estereos a todo volumen, ni refris zumbando o bombas de agua haciendo su tradicional ruidajal... nada... Sólo se escuchaban algunos autos a lo lejos y ya. Me sentía como en Big Sur (el libro). Es sorprendente la cantidad de ruido que aprendemos a tolerar viviendo en la ciudad. No reniego de las comodidades de la vida moderna, ni un segundo, no tengo intenciones de volverme monje ni nada por el estilo, sólo me sorprendo de la cantidad de ruido que nuestro cerebro aprende a ignorar y los volumenes que estamos acostumbrados a tolerar. Con razón nos estamos quedando sorditos todos y ahora los discos nuevos vienen saturados de tanto que le suben en la masterizada..... pos´ pa´ que suenen más duro verdad.
Sumido en ese silencio de apagón, Elbow es uno de esos sonidos que nuestro cerebro nunca deberia ignorar.

Comentarios

Anónimo dijo…
Recuerdo una vez estando en Mexico, entrar a medio dia a el museo Franz Meyer y sentado en el jardin, encontrar un oasis de paz y tranquilidad, en medio de ese monstro que es el df. Fué ahi donde me sorprendio que entre tanto escandalo pudiera haber silencio... Y vaya que sopresa ver el video de Elbow, grupo que pude ver en vivo el verano pasado en el Osheaga festival, aqui en Montreal. Apesar de ser un festival veraniego a el aire libre, Elbow me llevo a lugartes muy lejanos arrullandome con su musica que descubria... me gusta leerte. Fer , en Montreal.
Juan Evers dijo…
Y a mi que me lean Fer, muchas gracias.
Abrazo hasta Montreal!

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

Los hombres somos idiotas

1996: el año en que la música existió.