Pues si....

Total no fui a The Dears
Tras oír la noche del jueves el fantástico Gang of Losers y ser terriblemente consumido por la nostalgia de ese hipnótico concierto en el Polyforum, decidí darle al destino una oportunidad y fui al día siguiente a una de las oficinas de e-ticket para adquirir un par de boletos para el concierto del viernes, pero el encargado de la oficina, huevón y desinteresado, me comentó que ya tenían días sin sistema, y para conseguir boletos tendría que acudir a otra de sus sucursales, aunque era posible que ahí tampoco hubiera sistema. Su actitud me desquició, pero no tanto como las reseñas del concierto del jueves: Todas coincidían en que el sonido era atroz, el lugar incomodo y el playlist medio blando.
Yo me conozco y se que sólo hubiera ido al pasaguero a hacer corajes. Aunque era emocionante conocer el material del siguiente disco antes de que éste se grabara, no quería terminar alucinando a la banda por cosas que no tienen nada que ver con ellos, como un sonido deficiente, un lugar atiborrado y sus fans ( como me pasó con BRMC. No es nada personal ni quiero generalizar, pero medio me caga esta onda de los fans de aquí que sienten que un concierto es mas bien una competencia por ver quien es EL MÁS FAN… nomás no lo entiendo. Nadie va a escuchar, sólo van a encaramarse hasta adelante, empujar a todo mundo y sacarse fotos pa su feisbuc…. van a exhibirse pues).
Todavía el sábado hubo una ligera posibilidad de asistir al concierto, pero al final preferí reunirme con mis amigos, que cada vez tienen menos paciencia para tratar conmigo, así que decidí aprovechar esas escasas oportunidades en las que los humores de todos se encuentran a tono para tolerarme. Bebimos deliciosa cava de Barcelona (buena pal´ calor.. dicen) comimos un atún muy sabroso cortesía del chef Gordon Papayamsey y comimos helado Ben&Jerry´s sabor Cherry Garcia (Mmhhhhhhh riquísimo) hablamos sobre correr y la gente que nos cae mal, me dijeron "medio freaky" y hasta me regalaron un disco (Reality Bites O.S.T.). Gran velada.
El disco de los Dears ya lo escuchare cuando salga: ya que el sensacional Tony Hoffer le diga a Murray exactamente en que se equivocó en el disco pasado y que lo obligue a punta de madrazos de látigo a recontratar a George Donoso IIII.
No lo tenia tan claro como hoy, pero cualquier día cambiaria un concierto de una de mis bandas favoritas por una velada con buenos amigos, ya que a ellos no les interesa si compras su disco o no… y su casa no esta tan llena.... Aparte a los Dears ya los vi 2 veces, y a los amigos nunca podrás verlos lo suficiente!

Por cierto.. ¿cuanta lana habrá tenido Ben Stiller para hacer Reality Bites? Sólo con ver el soundtrack empieza uno a sumar ceros: Harta música original de un chorro de bandas buenas, una de las 5 mejores canciones de U2, y la mejor cancioncita de Squeeze!!!! han notado que el cd nacional de la película anuncia en los créditos traseros una canción de Maldita vecindad y otra en español de los fulanos de Big Mountain, pero en el cd no vienen ninguna de las dos... hablando de errores a favor!

Comentarios

LFP dijo…
... mis amigos, que cada vez tienen menos paciencia para tratar conmigo...

Caaaaaaaalmate!
Juan Evers dijo…
me azoté me azoté pues...!
gamaliel dijo…
A los amigos nunca podras verlos lo suficiente... totalmente cierto
Juanitooooooooooooooo, que bonita entrada, no la había leido y la neta casí me sacó una lágrima. Te mando un abrazo. Y lo de la paciencia, es parte de ser verdaderos amigos o no?

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Los hombres somos idiotas