El asunto de la culpa

Ultimamente he estado teniendo sueños desagradables con mi papá: Sueño que tengo que ir a reconocerlo otra vez a los refris de la morgue, y lo veo en esa horrible bolsa plastica del IMSS. También sueño con sus ojos inmóviles,  ya que cometí la estupidez de revisar si sus pupilas se dilataban inmediatamente después que dejó de respirar. Esos ojos vacíos me van a acompañar toda la vida; y por lo pronto me acompañan a veces cuando me voy a dormir.
Sueño las pocas peleas que llegamos a tener cuando él estaba ya bastante mal y su mente divagaba sin parar y a mi se me acababa la paciencia. Nunca he sido bueno para darle a la gente por su lado.
Esto de la culpa es una cosa engañosa...
Aunque se que hice todo lo que podía por mi papá, (cuando estuvo enfermo y cuando no también) no puedo librarme de la sensación de que podría haber hecho más. Este asunto de que en la vida no hay despedidas cuando realmente cuentan es tortuoso. No hay créditos finales ni discursos de agradecimiento. Nada, sólo se acaba, con todos los conflictos sin resolver, sin importar si estas en el primer acto o al final del tercero.
No lo justifico, ni lo fomento, pero ahora entiendo un poco mas a la gente que paga mediums para comunicarse con sus familiares en el más allá. Todavía pienso que es una súper mamada,  pero ahora comprendo un poco la sensación que lleva a la gente a hacer semejantes mamarrachadas, que obliga a muchos a inventarse un cielo, o una reencarnación o lo que sea, es muy duro hacerse a la idea de que una vez que se acaba, se acaba y ya.

Hay un disco en especial que me recuerda mucho a mi papá, ya que él me lo regaló en algún viaje que hice a Morelia para verlo. Me recogió en la terminal y fuimos a desayunar a un Sanborns. saliendo del restaurante me desvíe un segundo hacia los discos y ahí lo encontré, estaba caro por ser importado. Lo detuve en mis manos un momento largo sabiendo que no lo podía comprar, pues no traía mucho dinero y lo poco que traía lo quería invertir en nieve de pasta, ate con queso, postales, pizza, lasagna y coca colas. Dejé el disco en su lugar, mi papá lo tomó y lo fue a pagar, así nada más.
Resultó ser un gran disco. Me sentaba en la sala de la casa a oirlo por horas, mirando por la ventana los nubarrones michoacanos. Mi papá me veía escuchar el disco y siempre me preguntaba de quien me acordaba con esa canción. La respuesta siempre era: "De nadie, muchas de estas canciones son nuevas para mi".... gran disco....
Hoy lo comparto con quien lo quiera bajar aquí
Por el poder de blogspot, Recurring Dream de Crowded House es el disco de la semana.

Estoy seguro que hoy no voy a soñar cosas desagradables. Y si tengo suerte soñaré con el cielo encapotado de Morelia con el fondo de Fall at your feet, mientras mi papá me pregunta: "¿De quién te acuerdas con esa canción Chacolí?" y yo le voy a contestar: "Me acuerdo de ti"

Comentarios

arturo dijo…
uuuuuuuh sentimiento a flor de piel... muy bien evers... te apoyo y no lo tomes a mal pero espero no sentir eso mismo por alguien...

saludos
Juan Evers dijo…
Gracias Arturo!

No te lo tomo a mal. Pero me puedes decir JUAN.
saludos y gracias por pasar aca.
Anónimo dijo…
Me haces llorar muy seguido

J
Anónimo dijo…
Sabes? asi deberia de terminar una pelicula tuya!
Esta lo mas.
J
Anónimo dijo…
ME PUSISTE LA PIEL CHINITA. BESOS PRIMO
Juanchis dijo…
Mi querido Juan un gran abrazo.

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Acapulco cuerpo y alma