Transatlanticism

Si el país no estuviera tan de la chingada, me encantaría tomar un autobús y viajar horas por carretera escuchando este disco en mis audífonos:  mirar por la ventanilla las casitas a lo lejos y sentir el clima artificial a todo lo que da, mientras ignoro la película que pasa en el diminuto monitor frente a mi asiento. Sin mas distracciones poner toda la atención a la música, a sus cadencias, a sus pausas, a lo que las palabras en las canciones están queriendome decir. Descifrar que es lo que hacen las guitarras, como esta afinada la tarola, cuantas voces hacen coros, qué es lo que esta haciendo el bajo.
Desafortunadamente, como el pais SI esta de la chingada y salir a carretera es casi un pecado, debo conformarme con oír Transatlanticism de Death Cab for Cutie en mi casa.
Tengo ya años con él, y estoy seguro que aun no le entiendo la mitad. Cuando lo escucho mientras hago algo más siempre roba mi atención. Algún acorde, una transición, alguna frase hermosa, el reconocer "yo también me he sentido así"
No puedo decir que tengo un disco favorito de Death Cab for Cutie, cada uno tiene algo especial, pero desde hace un rato estoy enganchado a este a Transatlanticism... tiene tantos buenos momentos. Una progresión meditada, precisa, circular. Deben oírlo completo para gozarlo de verdad. Todo en el álbum se siente mesurado, administrado con inteligencia. Las letras cuentan pequeñas historias que conmueven, que atrapan, narrativas más que abstractas y la voz frágil de Ben Gibbard las hace creíbles, cercanas. Que la producción la haga alguien de la banda (Chris Walla) ciertamente paga dividendos, su trabajo es impecable.
No hay muchas canciones que describan lo que se siente estar separado de alguien con tanta precision como esta:


Y en el disco, inmediatamente después sigue esta otra joya:


Y ni siquiera he mencionado los sencillos. 
Por el poder de blogspot, Transatlanticism de Death Cab for Cutie, disco de la semana.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Los hombres somos idiotas