Los Angeles Vol.- 5


Probablemente el momento culminante de la vacación en EU fue el concierto de Eels en El Rey Theatre, una sala increíble para conciertos ubicada en Hollywood. Es un lugar relativamente pequeño con una acústica alucinante:  las paredes tienen un recubrimiento acústico que mata el rebote, y no hay pilares o columnas donde rebote el sonido, así que todo suena cristalino. Aparte, el lugar es bonito, acogedor e intimo, te sientes a gusto de inmediato. La entrada bastante económica si compras los boletos en la taquilla: 30 dolarotes. 

Afortunadamente, los gringos tienen esta cosa gloriosa de que no les gusta que los toquen, así que aunque la entrada era general y casi todos estábamos parados, había una distancia de cortesía entre persona y persona que yo agradecí inmensamente. La desventaja es que en ese país hay gente estúpidamente alta, y si alguno se te ponía adelante sin duda no verías un cacahuate del show, pero salvando ese detalle todo lo demás muy bien.
El concierto inició con un imitador de Elvis bastante competente: llegaba bien a las notas altas y tenia una voz agradable, estaba un poco chubby pero eso lo ponía aun mas en personaje. Poco después se subió una banda aburridona oriunda de Silverlake CA. llamada The Submarines, que me podría haber ahorrado: las canciones bastante blandas y aburridas, y pa colmo, no llevaban baterista, solo unas secuencias atras bastante chafas. Parece que generalmente ellos si tienen baterista, pero aparentemente le dio flojera tocar ese día, o al menos eso fue lo que entendí. A mi me parece una falta de respeto, y es mas, una declaracion de hueva imperdonable el tener una banda de rock sin baterista, esos abundan; tira una roca al aire y seguramente le pegaras a uno. Que sean capaces ya es otra cosa, pero !no manches!, no tenerlo si es un insulto. Lo bueno es que tocaron poco, eso siempre se agradece. Como dice butt-head: "It was bad but at least it was short"
Más o menos como a las 11pm The Eels se subieron al escenario, y durante dos horas rockearon y rockearon y rockearon, puro riff sabrozo y beats blueserones con mucho punch. Conciertazo y gran show, no show a la U2 de pirotecnia y parafernalia... no, no, no, aquí la cosa era el mood, la conexión entre el publico y los ejecutantes.... todos estábamos ahí por la música,  que era medio mugrosona, medio áspera en las orillas, pero real, presente, honesta. Mark no siempre estaba en tono, pero lo compensaba con harto feelin´, y se veía de buenas, emocionado, contagiaba el gusto por estar ahí. Y había metales pa darle un toque mas soul, los tipos súper en personaje onda The Blues Brothers. Tocaron muchas canciones del Hombre Lobo, que es un disco bien padre, y para mi sorpresa se echaron I´m going to stop pretending that I didn´t break your heart que es una de mis canciones favoritas de Eels desde hace varios años. Fue una noche magnifica en la que justo a la mitad del show cumplí 37 años.... uffffff, no puedo pensar en una mejor manera de celebrarlo... bueno, tal vez tocando... pero sin Willie... nada personal pero... bueno tal vez si un poco personal pero.... no es personal... sólo tenemos distintos temples y momentos de vida y .... demasiada edad, jajajajaja. Pero lo quiero como amigo, que es lo importante, sólo no como compañero de banda. 
lo que veía en algunos momentos del concierto....
Saliendo del concierto la pioja se compró un hot-dog de un carrito ilegal que estaba afuera de El Rey, estaba delicioso, pero yo no me animé a comer uno completo para no enfermarme... mala decisión, juro no volver a hacerlo. Le conté esto a Thomas y puso cara de fuchi, luego se echo un discurso sobre como no le gustan los Hot-dogs y los frijoles si, y yo pensaba "no manches si eres suizo!!!!, que es ser medio alemán, es decir medio salchicha-man, y me sales con que no te gustan"... en fin. Yo no soy fan de los hot dogs, pero esos estaban gloriosos, y comerme uno hubiera sido el cerrojazo dorado para una noche perfecta. Aunque quiero pensar más bien que no fue el fin de nada, sino el inicio de un año que me va a dejar cosas maravillosas.
Y el Hombre Lobo: 12 songs of desire, de Eels, por el poder de blogspot, disco de la semana sin discusión alguna. Por 7 días, para los lectores fieles y decentes que si compran los discos que bajan aquí

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

Los hombres somos idiotas

1996: el año en que la música existió.