I feel your pain, sister...

Todo el año no he parado de encontrarme notas sobre el estricto regimen de ejercicio que Britney Spears ha seguido para ponerse "buenona" de nuevo; Como es que se somete a sesiones diarias de 2 horas de cardio y sólo come alimentos orgánicos y bla bla bla bla....
La cosa es que luego me topo con fotos como ésta:


Y como esta otra:


Y entonces me pregunto ¿pues que pasó?... supongo que la cosa es que aun no inventan los cheetos orgánicos, así que Britney debe sustituirlos con los normalitos.
No puedo ni quiero ser critico respecto a la cintura extraviada de Britney, después de todo, los dos compartimos la misma debilidad por la comida que no nos hace bien, y creanme que es difícil; rechazar esos pequeños placeres, el chocolatito después de correr, o el rico postre tras una comida de salmón y vegetales, el pan de tomate, la copa de vino o la tacita de café. El problema no es si Britney ya no esta como en esta imagen:


sino que su elección de vestuario revela que la imagen mental que tiene de sí misma dista un poco de la realidad. Es como esos cuates que usan esas espantosas playeritas de Hollister pensando que se van a ver así:


...pero terminan viéndose así:



Es un mal común y a todos nos aqueja: vemos la publicidad en las revistas o en la TVy absorbemos la imagen que esta en uso, la aceptamos como correcta y luego la sumamos a la imagen propia y creamos un ente totalmente nuevo que no tiene nada que ver con la báscula o el espejo en casa. Y no me hagan empezar con la realidad de la imagen original en los medios masivos, porque con todo el retoque y manoseo de la publicidad desde hace mucho perdimos el sentido de "imagen real". Pero bueno, vemos a Brad Pitt con barba crecida, cardigan sin nada abajo y almohadazo y de repente asumimos que nos vamos a ver igual que él. Mismo caso con mi prima Claudia (iba a poner "mi suegra".... pero temo por mi vida)  que ve a Heidi Klum en botas a la rodilla y pantalones untados paseando por NY y asume que ella se va a ver igual en el mismo atuendo. La palabra operativa aquí es "asumir", sumado a la necesidad de pertenecer, de encajar, que indistintamente nubla el buen juicio sobre lo que nos va y lo que no. Somos seres extraños... Y si a esto le sumamos que generalmente uno no esta conforme con lo que es: los bajitos quieren ser altos, los altos chaparros, las güeras  morenas, las lacias chinas, los gordos flacos, los flacos quieren estar ponchados y así ad infinitum, pues el resultado es generalmente desastroso como evidencian las fotos arriba publicadas.
Antes de elegir lo que uno va a vestir, como dice Polo-Polo: "hay que fijarse", o si realmente se fijaron y están confiadísimos y muy a gusto con sus figuras, al pasearse con esas playeritas Hollister es un ejercicio de celebración, de auto aceptación, tomen en cuenta que los demás también tenemos ojos, y derecho a no ser aturdidos con semejantes apariciones.

------------------------------------------------------------------

Acá lo que me saca de onda es que Britney, viviendo de su físico y teniendo un séquito de personas vigilando su imagen, cometa ese tipo de descuidos... es desconcertante. La pioja sugería que lo que Britney debería hacer es volverse una cantante seria y no tener que estar paseándose en poca-ropa-poco-favorecedora. Yo dudo que eso suceda, la chica no tiene esa voz, aparte no compone. Lo que si podría hacer es mutar hacia algo menos Celine- Dionesco,  una cantante más onda Sheryl Crow con su guitarrita que salga a cantar covers de the Smiths en jeans y camisa vaquera, (¡eso estaría bueno! sugiero que el primer sencillo sea Maggie May) pero mientras eso sucede: Britney entiendo por lo que estas pasando y comparto tu dolor, es tan complicado que nos hagan vivir de nuestro físico.... 

Comentarios

Anónimo dijo…
Es dificil... Los cheetos son ricos
Maldito photoshop.

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Los hombres somos idiotas