Más discos que vida...

Retiro lo dicho. No quiero menos discos... quiero más.
Ya se que escribí que es triste todo este asunto de no tener tiempo de escucharlos y demás. Pero pocas cosas son tan mágicas como descubrir o re-descubrir un disco que ya tenias y al que no le habías puesto suficiente atención o que simplemente te encontró en un momento en el que eras una persona, y ahora, años después que eres distinto, que tu vida es otra, te lo topas y adquiere un significado totalmente nuevo. Es maravilloso. ¿qué haría uno sin el consuelo de la música?.
Eso es lo bonito de la música grabada... siempre está ahí. No importa que a la primera o la segunda o a la tercera no la caches. Si en algún momento, días, meses o años después, se abre una pequeñísima ventana de oportunidad, te va a atrapar. 
Con los amigos, las esposas, los familiares, las plantas, las mascotas, los instrumentos musicales, etc,  no es así: tienes que darles mantenimiento constante. No pueden esperarte al fondo de un librero, un closet o una linea telefónica, abandonados y recolectando polvo; se dañan, se olvidan, te abandonan.
Poquitas cosas en esta vida son tan pacientes y generosas como la música, así que de ninguna manera tener más discos que vida es una mala cosa.
Así que si ustedes ya entraron a la revolución digital y sienten que sus discos les estorban y piensan deshacerse de ellos, por favor echenme una llamada, yo le daré hogar a esos discos olvidados.
Desde este instante declaro inaugurado el "Refugio Juan Evers para el disco olvidado o despreciado. A.C.". 
N.R.D.A.

Comentarios

Anónimo dijo…
Si hay extensiones o afiliaciones al R.J.E.D.O.D.A.C. me informan por favor de los trámites para establecer uno aquí en Querétaro!. Saludos!. Lex
Juan Evers dijo…
Perfecto.
¡¡¡¡No hay tramites!!! , el R.J.E.P.D.O.D.A.C. es una organización anti-burocracia, lo único es certificar que todos los discos de Arjona que reciban sean trasladados a la hoguera mas cercana.
saludos
Pollo Rostizado dijo…
Yo tambien armo sucursal de Tampico.

Tengo la costumbre de visitar esas tiendas semiclandestinas donde venden discos super baratos y me he encontrado cosas maravillosas. Desde Elliott Smith a The Beta Band a 40 pesos.

Saludos Evers

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Los hombres somos idiotas