Lost in translation

Ayer volví a ver Lost In Translation.
10 años después, sigue siendo una película bonita... sólo eso. El guión es un poco soso y la realización un tanto simplista: Las cosas generalmente sólo "pasan" frente a cámara, no hay una articulación en off o un discurso aparte del de "la chica triste que anda de viaje"... con el añadido del tipo maduro triste que no se haya y anda también de viaje... es casi casi como el cliché de la opera prima. No hay una verdadera reflexión de por qué la cámara va en ese lugar, aparte de "porque se ve bonito" y al final opta por un final "medio abierto" para poetizar algo que no tienen nada de poético. Imaginen la misma película pero con actores mexicanos, y cambien lo de Japón por "un viaje para... no se... ver a las ballenas o.... encontrar al papá que anda de ilegal en EU"... ahhh verdad... Al optar por un ritmo más contemplativo, y un divorcio absoluto del conflicto como motor del drama, Sofia Coppola logra una pieza básicamente, bonita ( de nuevo la palabrita).
Pero estoy ultra reflexionando todo el asunto. La realidad es que Lost in Translation tiene, para empezar,  la secuencia inicial más espectacular en la historia del cine, sólo comparable con obras como Boogie Nights, Touch of Evil, Andrei Rubliov o There Will Be Blood.... y si no me creen vean a que me refiero:



Sensacional... if you are into that kind of things... of course...
Primera pregunta: ¿Quién puede darse el lujo de arruinar El padrino 3 y de todas formas tener a Bill Murray para su opera prima? ¡Y Kevin Shields caray! La música de Kevin Shields tiene un mérito enorme logrando que la película funcione. Le confiere cierta atmósfera reflexivo-poeticosa que les apuesto $100 pesos nunca existió durante el desarrollo del proyecto. Aparte, elegir la primera canción verdaderamente decente de Phoenix... Hay que reconocerle al menos esos aciertos a Madame Coppola. 
Porque puedes tener a Bill Murray, a Chris Doyle, y un nombre famoso como director y aun así hacer una película batidillo como The Limits Of Control... (¿que pasó ahí caray? Jarmusch ahi si se fumó 3 de más.) 
Segunda pregunta: ¿es mi imaginación, o no sienten que el personaje de Scarlett Johansson es nada más como medio lela y cusca? Se la pasa la mitad de la película en su ropa interior, y la otra mitad coqueteándole a un hombre que podría ser su abuelito.... Bill Murray y todo, pero definitivamente mucho mayor que ella... y no particularmente interesante. Todo esto ¡siendo una mujer casada! podemos alegar que a lo mejor por ser judía, si tiene chance de la cosa ahí medio al lado, pero nunca se establece claramente que tipo de acuerdo matrimonial tiene. ¿Y quién se casa con un fotógrafo de Rock y espera que sea un cuate acá detallista y atento y que no se ponga cosas en el cabello?...  es como casarse con un coreógrafo y luego quejarse de que ahi de vez en cuando, luego de 8 o 9 tequilas es un poquito gay... ¿no?... ni hablar.
Tercera pregunta: Si Bill Murray viaja a Japón para hacer la campaña del Whiskol Suntori, ¿Cómo es que cuando apenas llega, ya hay billboards del anuncio? Si ni siquiera le han sacado las fotos... y pueden alegar que a lo mejor se las sacaron en EU antes de viajar para alla, pero entonces ¿Para qué viaja a Japón si la campaña ya está hecha? Ya ven... cero reflexión, me deben $100 pesos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

Los hombres somos idiotas

1996: el año en que la música existió.