Consejos financieros para procurarse un futuro próspero

No es mi intención pisar los juanetes de nadie con esta entrada, así que si usted es uno de esos legionarios de lo "políticamente correcto" mi consejo es que no continúe esta lectura y cierre la ventana de su navegador ahora mismo.
¿Sigue usted aquí?
Muy bien.
El día de hoy, por razones que no tengo permitido revelar, anduve de paseo forzoso por la ciudad. Pesero, metro pesero, luego larga caminata, metro de vuelta, etc. Todo repleto de gente, apretones, empujones, arrimones y ojo atento/avisor contra el rata y el mañoso. Posiblemente debido a mi populosa inmersión en esta caótica capital, es posible que la próxima semana tenga la gripe del puerco, tuberculosis y tifoidea, todo al mismo tiempo, pero justo ahora me siento aliviado de estar de vuelta en mi casa. Supongo que he perdido por completo la tolerancia a la vida tumultuosa del Distrito Federal, lo cual la verdad no lamento demasiado... así como no extrañaría uno tampoco su tolerancia a pasearse por   el sistema de alcantarillado de cualquier ciudad, o por los ductos de ventilación de algún edificio, onda John McClain. 


Por cierto... no se si ya conté esta anécdota aquí, pero cuando trabajé en Mixup, me tocó hacer justo eso... no lo del alcantarillado, lo de los ductos de ventilación. Una noche, algo del sistema de ventilación se averió y comenzó a derramar liquido justo sobre el mueble de discos de jazz, inundando la cabina y mojando hartos cds.  Sobre la cabina de jazz había un techo falso donde se encontraba todo el sistema de ventilación de la tienda. Luego de ver el desastre, mi jefe decidió que lo que apremiaba era apagar el sistema desde adentro, y el elegido por los dioses era su seguro servidor. (Aun ahora no entiendo porque no había un switch a la mano... supongo que subía el costo del sistema como $100, y los dueños de la tienda, siendo judíos, decidieron optar por la alternativa económica ¡¡¡la onda es ahorrar pequeño Isaac!!!) La cosa es que yo tenia que pasar por una ventila, arrastrarme unos 10 metros entre los ductos y apagar la maquina. Ya estando arriba, sacar el agua con una jerga y una cubeta y de paso ver si mis conocimientos de electrónica de primero de secundaria me ayudaban a reparar el sistema de ventilación. Mi duda siempre ha sido, ¿Por qué yo? No era ni con mucho el tipo más atlético o compacto de la tienda como para ser el candidato ideal para escurrirme entre espacios estrechos... supongo que la respuesta lógica es: "Por tarugo".
Al final logré pasar por la ventila, arrastrarme entre los ductos y apagar la maquina. Llegue con mi jerga y mi cubeta, pero al ver la cantidad de agua acumulada en el techo, decidí que era mejor idea que el trabajo lo hiciera alguien más, así que levanté uno de los plafones de acrílico y el agua cayó de un golpe sobre el desafortunado mueble de música instrumental. Yo fingí que había sido un accidente y sólo atiné a decir "upssss".
Invertimos el resto del día abriendo discos y pasándoles la secadora. La orden de Isaac era clara: "Que queden como si no hubieran estado toda la noche marinándose en liquido de ventilación" y creo que con todo y todo lo logramos. Aunque como todo el piso estaba alfombrado, quedó un potente olor a humedad en la cabina, del cual nunca pudieron deshacerse.
Todas estas experiencias, supongo,  forman el carácter, y proporcionan anécdotas de media sonrisa para alguna animada tertulia intelectual. Pero a veces, si me hubiera gustado que mis padres hubieran sido más inteligentes con sus decisiones económicas a futuro, de tal forma que hubieran podido procurarme una juventud más parecida a la de Paris Hilton o los hijos de Tom Cruise. Sustituir las anécdotas de ductos de ventilación, dias de ser albañil, o ser correteado por Perredistas (La peor parte de mi fin de semana 1, 2 y 3... un clásico de este blog) por otras de paseos en yate por el mediterráneo y fishing trips con Winona Ryder y Nick Cave, estaría sensacional. Imagínense poder iniciar una entrada con la frase: "Estábamos Tom Waits y yo comiendo Baked Alaskas y platicando sobre gramófonos antiguos cuando a la cocina entró Leonard Cohen preguntando por mi papá"... ahhhh que bonito.... el problema es que seguro mi papá jamas hubiera sido amigo de Leonard Cohen... así que cambiemos la ultima parte por "cuando a la cocina entró El pirulí preguntando por mi papá".
Ya divague bien cabrón...
El asunto de esta entrada es el siguiente: Queridos lectores... VOY A CAMBIAR SU VIDA. De verdad, les voy a dar un consejo que va a evitar que sus hijos añoren una vida de lujos y opulencia y que les va a permitir a ustedes tener una senectud plena y llena de excesos y comodidades.. imaginen a Keith Richards pero con más onda. ¿Recuerdan que al inicio de esta entrada mencioné mi paseo por esta sobrepoblada urbe? Ok, hubo algo que llamo mi atención de manera apabullante: Con la llegada del verano, el destape está a la orden del día. Tanktops, blusas strapless, ombligeras, vestidos vaporosos... y las mujeres también andaban destapadonas. Lo que hizo notable el destape es la cantidad de adolescentes con gigantescos y terribles tatuajes multicolor con los motivos mas absurdos y decadentes, desde florecitas, logos de grupos gachos, diversos personajes de caricatura, hasta detallados retratos de sus mascotas... una cornucopia de malas decisiones. El secreto para un futuro prospero es el siguiente: Algún día, todos estos pubertos van a cumplir 30 años... Aunque ellos quieran creer que no y piensen: "No we, I better die before i get old y 132 forever young bro"... no.... no es así...   Y cuando ese día llegue se van a preguntar: "fuuuuuuck, ¿Quién diablos es AGNOSTIC FRONT dude?" mientras ven el logo que se tatuaron en el antebrazo izquierdo. "voy a tener que quitarme esta cosa" dirán.... y ahí mis amigos AHI, es donde ustedes y yo nos hacemos ricos. Porque el día de HOY previmos que ese mocoso iba a cumplir 30 y se iba a hartar de esa decisión de moda que tomó de adolescente y que no es como sólo ponerse unos pantalones chupitos. 
El día de HOY hay que invertir en tecnología para remover tatuajes, así de simple. 
Hagan de cuenta que son los 70´s y alguien viaja del futuro para decirles que inviertan en acciones de Apple, pues igual ahora. pero son los dosmilesdiez+ y el futuro es confiar en que nuestros jóvenes seguirán basando sus decisiones en lo que ven en la tele y el youtube y que a todos les parecerá una buena idea tatuarse el logo de lacoste en el pecho porque "está bien cagado we". Procuremonos hoy un futuro próspero confiando en que lo que más produce la raza humana son tarugos, y ya que se hagan ricos no sean muinas y mándenme un chequecito, después de todo, yo fui el que les dio esta fabulosa idea del millón.

Comentarios

Yo tengo un tatuaje, que no me hice a los 15. Me lo hice a los 35 (este año) y debo decir que estoy absolutamemte deacuerdo contigo. Yo no me arrepiento de mi tatuaje, al contrario, estoy segura de que lo hice con todo el deseo y certeza del mundo (es un pequeño caballo, uno de los fotogramas de Muybridge).
Nunca he visto a nadie con uno así. Pero desde hace un par de semanas, por diferentes razones pienso que ha de ser horrible que 8'000 marineros, 25'000 prostitutas y 450'000'000'0000'00000000000000 millones de adolescentes tengan el mismo tautaje "japonés" que tú...hagamos esa inversión, no puede salir mal.
Juan Evers dijo…
¡¡¡Va a ser como imprimir dinero!!!!
Gracias por pasar acá.
flspectro dijo…
"Hay que sembrar para el futuro mi querido Jakob"

Muy buena idea jajaja...
jajaja buena idea!! Empezare removiendo los mios!!! Bill Gates se queda pobre!! :D
Juan Evers dijo…
Que nos vayan abriendo un espacio en la Forbes 2023.
saludos

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

Los hombres somos idiotas

1996: el año en que la música existió.