El regreso a California vol.-1

Todo comenzó hace dos años, en el momento en que puse de nuevo un pie en esta tierra mexicana de desorden heredado, tracalería amañada y corruptelas descaradas. "Debes regresar a California" me susurraba decididamente el corazón. La añoranza me invadió irrefrenable. Mi casa, mi cama, mis discos no me dieron alivio (bueno no, mis discos si.) Ni siquiera el Regio Royal me brindó confort.
Extrañaba el olor matutino de la cafetera Vevo, el sabor de las galletas chesapeake, los french dipped sandwiches de Philippe´s, el sonido lejano del freeway, diluido en la banda sonora nocturna de East L.A. y sobre todo, extrañaba Amoeba... Amoeba para mi es como el vaticano para los Jesus believers. Es tierra sagrada. No tenia opción, regresar era la única alternativa...
2 años después, vamos tarde al aeropuerto, en parte por no encontrar un servicio de taxi puntual y confiable, y en parte por empacar en el ultimo momento. Corremos al mostrador para hacer el check-in y la fila de paisanos no está tan canija como otras veces, podemos respirar por un segundo. Las maletas pesan un poco más del limite permitido por volaris, así que debo ponerme coquetón con el empleado de mostrador para que se haga de la vista gorda... contrario a cualquier pronostico, lo consigo.
Mientras esperamos el vuelo, la pioja come sushi de aeropuerto. Automáticamente se gana mi incondicional respeto. Yo prefiero no tentar a los dioses de la indigestión y sólo me como un Snickers.
Durante el vuelo hay dos inconvenientes: Uno, que aun no se vuelve ley mi sugerencia de mandar a los niños pequeños con el equipaje, asi que hay un mocoso de brazos, chille y chille el viaje entero, la otra es esto:


Aterrizamos en Los Angeles, y estoy mentalmente preparado para ser nuevamente detenido 3 horas en migración. Pero nada así sucede. Un oficial muy amable, de apellido Toy, nos deja pasar a la pioja y a mi con la única condición de que la próxima vez que regresemos nos casemos. Yo le digo que si no me la puede dejar más barata, pero no entiende mi chiste.
Un shuttle nos lleva a Dollar, que es donde rentamos el auto para el viaje, y de inmediato nos sentimos de vuelta en México. El local sucio y oscuro, la alfombra manchada, los plafones caídos, y una fila kilométrica para recoger los autos. Aunque nosotros tenemos un plan pre-pagado, como no hay sistema tenemos que formarnos como toda la demás perrada.
Es en la fila de Dollar, donde cumplo 39 años.
3 horas después tenemos un auto. No el Ford Focus que habíamos rentado en linea. Ese nos lo ganó una familia de chinitos que corrieron al agandalle como buenos mexicanos. Pero nos toca un muy decente y poderoso Chrysler 200. El mexicano que coordina el garage nos dice "andale guey, llévate´se" en su indiscutible y sabrosón tono chilango.


Al inicio me enojo, pues no es el auto que habíamos contratado, y nunca he sido muy fan de los Chrysler, aparte creo que gastará más gasolina. Pero luego de un rato el auto me conquista y nos vamos.
No tengo idea de como programar el GPS, pero si mi sobrino de 2 años domina su ipad, a mi este dispositivo me la va a pellizcar severamente. Todo funciona de maravilla, hasta que el GPS empieza a hablar en chino. 
Ya en el freeway esta es la primera canción que suena en la radio:

Todo es hermoso: el amplísimo camino, las luces de la ciudad difusas, lejanas, ahogadas en la bruma angelina y las siluetas de los edificios figuran magníficas en el horizonte. Estoy de vuelta...
Llegamos a casa de mi amigo Richard, que nos recibe afectuosamente. Es la 1:55 am, lo lógico es salir a comprar hamburguesas.
El Jack in the box de Montebello está cerrado no por la hora, sino porque lo acaban de asaltar. ¡Todo es como en las películas caray!.
Vamos a otro JITB cercano y pedimos todo lo que tenga tocino o chocolate o una combinación de ambas.... ahhhh que sabroso.
Regresamos a casa de Rick y cenamos viendo la tele, acompañados de sus pet mouses.
Es un gran inicio de cumpleaños.
CONTINUARÁ...

Comentarios

Anónimo dijo…
Hola

Por casualidad tienes un Tumblr :)
Juan Evers dijo…
Hola!
Abrí uno hace años, pero no lo uso, así que más bien Nop :(
Saludos
Pollo Rostizado dijo…
Estuvo bueno tu viaje, mi estimado Evers
Juan Evers dijo…
estuvo a todo dar, don pollo!
saludos

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Los hombres somos idiotas