The Last Ship

Una vocecita molesta en mi cabeza me dice que las cosas no cambian. Esa vocecita luego se vuelve un sentimiento que nunca sobrevive al primer análisis, pero como cualquier sentimiento, primero invade sin hacer preguntas;  Ajeno a la lógica, le sujeta la colita a las neuronas e impide la correcta sinapsis. 
Al cabo de un rato, las neuronas echan montón y todo se normaliza. Pero hay un momentito, un pequeño fragmento de tiempo en el que el sentimiento se vuelve verdad absoluta y se apodera de toda visión. Una vez que todo se aclara, y la lógica impera, puedes terminar con la tarde arruinada o con algún sinsabor gratuito e innecesario.
A veces son cosas tan sencillas como: "Ahhhh Juan, pero claro que te puedes acabar TODA la pizza, ¿Qué no has visto MAN Vs. FOOD!" De tonto le haces caso y terminas con una horrible cruda de pizza y el azúcar por los cielos.
En otras ocasiones la vocecita es melindrosa y te dice: "¿Cómo que este guey está ahora haciendo conciertos en pro de AMLO? Si era todo un pacheco panista, y ahora sale como que es furioso perredista, así nomas... ¡Ponle unas grosería en su facebook por vendido!" y ahí vas... pa que luego sus trolls te trollen...
De vez en cuando son cosas más sensibles como: "Hace un chorro que no ves a tu papá, deberías hablarle"... y un segundo después recuerdas que ya no puedes hablarle, a menos que seas Jennifer Love Hewitt... (ya saben por The Ghost Whisperer... este personaje que mediante sus boobs podía levantar muertos de sus tumbas... o algo así, la verdad nunca vi la serie...pero la premisa parecía plausible..)
Algunas veces es el impulso de regresar a algún lugar, sólo para descubrir que éste ya no existe, o que ha cambiado, al grado de estar irreconocible: La escuela a la que fuiste de niño, tu cuarto en casa de tus papás, alguna tienda de discos, los cines de tu juventud... nada de eso existe ya... y sin embargo tu cerebro tonto te sigue pidiendo que regreses ahí.
El cuerpo, la gente, los lugares, el pensamiento... todo cambia... Que no estés ahí para notarlo es otra cosa, pero en teoría, todo cambia... y si esa teoría es correcta, ¿Qué carajos hago yo ahora comprando discos de Sting otra vez....?

Hubo un tiempo en mi vida en el que la música de Sting me parecía cercana, verdadera, indispensable: Mucho de lo que hizo The Police, el Nothing like the sun, Dream of the blue turtlesSoul Cages, todos son discos que aun considero entrañables, ¿pero los discos nuevos? ni de chiste: 15+ años de desatinos y cashgrabbings.  
Cuando yo era un adolescente y escuchaba Be still my beating heart nunca atravesó por mi mente que en el futuro podría sentir la música de Sting como algo ajeno, lejano, abaratado, sin sentido... y aquí estoy, muchos años después, básicamente ignorando cualquier cosa que este señor saca al mercado... Y luego vino The Last Ship.
No se porqué caraja razón me enteré que Sting iba a sacar un disco nuevo, medio conceptual, con un hilo conductor a lo largo de todos sus temas, más en la onda de The Soul Cages. La parte bruta-retardada-idiota de mi cerebro se emocionó, pero no dijo nada... se quedó callada planeando su jijo ataque sorpresa con futuras lamentables consecuencias.
El fin de semana antepasado fui a mixup y ahí lo tenían, inocente y tentador en el mueble de estrenos con su etiquetota roja de descuento, The Last Ship de Sting... lo compré... inclusive compré la edición especial, pensando que si me gustaba, iba a querer el upgrade... jijo cerebro traicionero.
Apenas salí de la tienda supe que había cometido un error. "¡ahhh tan guey!" me gritaba mi lado lógico."¡Pa´que le haces caso a este cabrón si ya sabes que está jodido!".
"No se preocupen, tengo un plan" le digo a mis voces internas en conflicto, "Sin abrir el disco, voy a escuchar el adelanto previo del Itunes, y si no me gusta, lo cambio por otra cosa y ya... Soy un genio".
Un par de horas después estoy frente a la compu con el itunes abierto, a punto de oír el preview, y la vocecita me dice: -"¿En serio vas a privarte de la oportunidad de oír el disco de corrido por ahorrarte 200 pesos?, ¿qué tal que es un clásico y tú arruinas la primera oída con tu codez y tu sentido común?"
-"Cállate melindroso" dice el lado lógico...
-"No, espera, que hay algo de razón en lo que alega este mongol" digo yo.
-"¡Nooooooooo! y no te atrevas a abrir ese disco" dice el lado lógico.
-"Ok, ok ok... puedo bajarlo, escucharlo completo y si no me gusta lo regreso cerrado y todo ok"
-"Pero, ¿A poco quieres escuchar el disco por primera vez con la compresión basura del MP3, con los bajos saturados y los medios extraviados? ¿qué tal que es un clásico como el Soul Cages? ¡lo vas a arruinar...!"
-"Cállate pinche Gollum" dice el lado lógico...
-"¡aaaabrelo!, ¡aaabrelo y bébete una Coca de litro con 2 gansitos!.... ¡Y vamos a ver a tu papá!"
Carajo....
Total que 2 semanas después, el disco sigue cerrado, no he bajado nada y no he escuchado ningún preview. He leído un par de reseñas y todas dicen más o menos los mismos sinsentidos y lugares comunes de quien reseña por dinero a un artista veterano exitoso cuyos mejores días han quedado atrás pero todavía comanda un poco de respeto. Nada útil pues... Va a ser una decisión a oscuras donde las variables son: 
a) Que Sting ha cambiado para bien
b) Que Sting ha cambiado para peor
c) Que Sting sigue igual
d) Que quien ha cambiado soy yo y la música que hace este señor simplemente ya no me toca
e) Que quien ha cambiado soy yo y la música que hace este señor me va a tocar de nuevo
f) Todas las anteriores
g) Ninguna de las anteriores

¿Qué tal que si esta bueno? 
¿Qué tal que no?
Seguramente no
pero que tal que si...
Chale, voy por una coca y un gansito en lo que decido...

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Los hombres somos idiotas