El regreso a California.- The Bait Car

El infalible GPS del halcón bicentenario nos guío sin contratiempos de casa de Biovo hasta la mansión del Dr. Alderete. La carretera fue tan hermosa de ida como de vuelta y los traileros tan respetuosos como eficientes. Si eres un conductor inexperto como yo, puedes sin problema seguirlos, tranquilo de que no excederás el limite de velocidad.
En algún punto nos detuvimos a comer hamburguesas en un In & Out por recomendación del buen Arturin Malacara. Las hamburguesas estuvieron medio x, pero el lugar estaba increíble, ya saben: movie cliché carreteresco: gasolinera en medio de la nada con un In & Out al lado. El sol poniéndose en el horizonte y Lee Hazlewood con Troble is a lonesome town sonando en el estéreo del autoTambién escuchamos a los Doves, a manera de disculpa por abandonarlos durante tanto tiempo. 



-------******-------

Ya en Los Angeles hicimos nuestra indispensable visita al Pacific Dining Car, que es como el segundo hogar del Dr. Alderete, (O al menos eso es lo que dice Becky, su mamá). El lugar esta ubicado en Westlake, cerca de la carretera a Pasadena, y es todo lo que puedes esperar de un restaurante cuyo logo es una gran res: carne deliciosa y tragos increíble preparados por las manos expertas del único charro/barman/metalero de Teocaltiche Jalisco, el siempre celebre Adolfo Garcia. Dicen que sus bloody maries son legendarios, aunque no sabría decirles, lo que yo ordeno son Rusos blancos, que están bastante buenos. Tengo la teoría de que lo que mejora los tragos es la platica dinámica y amena de Adolfo. Siempre hay una anécdota insólita y entretenida de alguna aventura de su pasado acelerado e implacable, que hace que no te des cuenta en que momento te acabaste el trago. It beats the Tv! y eso que hay una enooorme pantalla en la barra, pero enganchado en la platica con Adolfo, ni siquiera la notas.



-------******-------

Aprovechamos la visita a Los Angeles para saludar a Roberto Wolcott, un buen amigo que conozco desde la adolescencia, y que sin duda, tuvo mucho que ver con que yo decidiera aprender a tocar la batería.
Roberto se mudó a Los Angeles hace 10 años, siguiendo su sueño de ser una estrella de la cumbia grupera, y luego de varios vuelcos, ahora tiene su estudio y una pequeña compañía de producción que justo se dedica a atender las necesidades de ese exitoso segmento musical. En general veo bien al señor Wolcott, sólo que ahora se hace llamar Robert. Vaya usted a saber...
El caso es que fuimos a cenar con Robert y su mamá Malena, que ya vive con él en E.U. a un lugar llamado Norm´s,  ubicado en Huntington Park.

Ok, yo se que vengo del norte del Distrito Federal, que no es de ninguna manera Suiza o algún otro paraíso utópico de seguridad, pero Huntington Park de noche si se ve bastante gachito y tenebroso. No había manera de que estacionáramos el Halcón Bicentenario ahí, sin que yo sintiera algún tipo de justificada ansiedad. El auto no se veía desde donde estábamos sentados, así que mas o menos cada 10 minutos yo le preguntaba a Robert si no había problema con el auto, y el siempre me contestaba "¿qué piensas que sigues en México, papi? aquí todo O.K." yo lo miraba un poco incrédulo pero le seguía la corriente y continuábamos platicando. Por cierto, Robert ahora habla un poco como cubano... vaya usted a saber... Al final, salimos del lugar y el auto estaba sano y salvo. Robert sólo me miraba con su cara de "ya viste papi". 
La anécdota concluiría aquí, de no ser por un programa de TV llamado Bait Car que pasa por TRUTV. En este reality show, el departamento de policía coloca "autos carnada" en distintos barrios conflictivos de Estados Unidos, con la esperanza de que a algún amante de lo ajeno "se le haga fácil" y lo agarren infraganti cometiendo el robo. El caso es que estoy yo viendo el programa con las palabras de Robert: "¿qué piensas que sigues en México, papi? aquí todo O.K." aun frescas en mi mente. y de repente ¡Pum! "Estamos en Huntington Park que se ha reportado como una zona con alto indice de robo de auto" ¡veeeerch! ¿ y dónde ponen el auto carnada?  ¡¡¡¡¡¡¡ Al lado del Norm´s!!!!! Fuuuuuuuuuck. Habrá que decirle al Robert que en todos lados se cuecen habas. Tan es así que en otro episodio de Bait Car agarran a un robacoches de Maywood justo afuera de casa del buen Robert Wolcott, ¡¡¡JUSTO AFUERA!!! Mientras veía el episodio, invadido por la nostalgia, deseaba que el buen Wolcott saliera de su casa, que estaba justo en la toma y saliera a decir a cámara:  "Que viva la cumbia, papi"

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Acapulco cuerpo y alma