Que 20 años no es nada...



Variadito lo que los albañiles decidieron escuchar el día de hoy: System of a Down, seguido de 4 rolas de los Tigres del Norte y luego una cosa de rock urbano onda Liran´roll o una madre así espantosa con el vocalista cantando con la nariz y unos solos a la Joe Satriani que nada tienen que ver con la canción. Luego algo de Metallica (o Genitalica, ya no distingo entre esos dos) y luego Los Ángeles Azules. así en Repeat todo el día. Gracias internet, gracias piratería, gracias inventores del Mp3. Gracias a los niños chinos que con su mano de obra barata ponen a disposición de cualquier bolsillo potentes amplificadores y reproductores de mp3 que tanta calamidad causan.
Tengo que decirlo, no me gusta este futuro. Todo está al alcance de todos. Ya no hay el valor agregado por la dificultad de conseguir algo. Este futuro en el que ya no hay distinción entre géneros musicales, ya no hay bandos, ni aprecio o gratitud por el trabajo autoral. La música, las películas, los libros ya no cuestan. Mi sobrino se compró el GTA V pirata, y nos enfrascamos en una discusión sobre porque eso estaba mal. Su lógica era: "Yo no me volé el juego, lo compré en el tianguis"...  ese es el futuro. El trabajo autoral, creativo, la labor de producción ya no valen nada. Los bienes intelectuales no valen nada: los bajo de internet, o los compro en el tianguis.
A la goma con su futuro.
¿Saben que es lo único bueno? que basado en el promedio de vida de mi familia, yo en 20 años ya no andaré por aquí. Me iré con mis quejas y mis confusiones y no tendré que lidiar más con estas mamarrachadas. Y tiempo después se irán ustedes también, ni se hagan la ilusión de que son inmortales. este asunto es efímero y pasajero. Así que, pinches albañiles, bajenle a su mondrigo escándalo y no me hagan miserables los pocos días de vida que me quedan con canciones de los tigres del norte que son absolutamente idénticas una de otra.
Mientras era torturado con esa horripilante música, me puse a pensar si estos bastardos sombrerudos (Los tigres) no se aburrirían de tocar siempre la misma tonadita, en el mismo tono y con el mismo sonsonete, una tras otra, tras otra vez… ¿qué clase de vida es esa? pero luego caí en cuenta que estaba describiendo la vida de todos y cada uno de los oficinistas del mundo, que tienen que hacer lo mismo cada día, y ver a la misma gente y recorrer el mismo trafico y lidiar con el mismo jefe torpe miope y tarugo. Nada más que los oficinistas no tienen casas en Miami o San Diego como Los Tigres… así que más bien si está bien chingón ser uno de esos narco-cantantes-sombrerudos. 
Aunque, si hablamos de vivir chingón, la onda es volverse diputado, senador, gobernador, o ministro de la suprema corte. Eso es sacarse la lotería: porque tienes las casa en Miami y San Diego nomas por hacerte bieeeen pendejo por 3 o 6 años hasta que te caiga el siguiente hueso, menos los ministros, esos tienen su hueso vitalicio, asi que ahi si, ni una preocupación por la cual llorar en mi ferrari, asi que mejor ni se lo compran...
Ahhhh eso si es vida, pero ya es soñar demasiado…
¿quien iba a decir que algún día iba yo a ver con añoranza el volverme diputado?
Sólo 20 años Juanito…. sólo 20 más… aguanta…

Yo se que uno no debe desearle el mal a nadie, pero si este guey se caé, me va a hacer la penuria mucho más corta… vuela... vuela mi pequeño cementero...


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

Los hombres somos idiotas

1996: el año en que la música existió.