Swiss Made

Estoy en la sala de espera de mi dentista. De la nada me están haciendo una endodoncia y, como siempre, no puede de ninguna manera ser algo sencillo: resulta que las raíces del diente son cortas, pero el nervio esta hasta adentro, así que deben taladrar hasta el hueso para matar el nervio correctamente. Estoy esperando mi quinta sesión, ya harto del anestésico, los rayos x y los anti-inflamatorios. Me han sacado mas radiografías que al trasero de un drug mule. Caigo en cuenta que me la he pasado todo el jodido año en consultorios, quirófanos y salas de espera. Primero con la pioja, luego mi mamá, y ahora yo. Ni modo, así son las malas rachas. Sólo estoy agradecido de tener dinero para poder pagar el dentista.
Estoy hojeando las revistas, y como en todas las salas de espera de los doctores particulares, encuentro este terrible bodrio pasquinesco que es Revolution; una revista dedicada SÓLO a anunciar relojes, 200 hojas de pura publicidad, ya sea en spread o a en forma de anuncio disfrazado de pseudo artículo. No tiene nada más. Pensé que debe estar de flojera trabajar ahí, pero luego caí en cuenta que si escribes para Revolution lo único que tienes que hacer es traducir los catálogos de los relojes que anuncias ( y eso sólo a veces) y adornarlo con un par de palabras mamilas, como cronógrafo o movimiento perpetuo de 225,000 semi-ciclos,  y el resto del día te la puedes pasar de party o jugando GTA o en cualquier otra cosa, ¡Y te siguen pagando! eso es lo que llamo yo un sweet deal… aparte he ido un par de veces a Grupo Expansión (la editorial de dicha revista) y debo admitir que hay muuuuchas chicas guapas.
Si trabajas en Revolution, puedes traducir una horita en la mañana y ser un Don Juan el resto del día. Oh my dog!
La cosa es que seguro la gente que escribe en Revolution debe ser la más sosa y aburrida del universo. de esa que de repente se te acerca para platicar y debes inventar que te está dando un ataque cardiaco para alejarte de ellos o que debes ir a preparar tu brindis, aunque seas sólo el valet parking… esa clase de gente.
En fin, en la vida no se puede tener todo.
Pero fue otra cosa lo que llamó mi atención: Absolutamente todos los relojes ahí anunciados portan la leyenda "Swiss Made" lo que desató mi imaginación.
¿Qué otra cosa puede haber en Suiza aparte de fabricas de relojes?. Con una extensión de 41,300 km cuadrados, Suiza prácticamente puede caber en Yucatán...¿que mas puede haber? ¿donde acomodan las fabricas de chocolate? ¿donde maquila el Swiss Army sus navajotas? ¿y porque Suiza tiene ejercito si son un pais neutral? ¿para cuidar la lana que guardan los narcos y ex-presidentes en sus bancos? En serio, ¿De dónde sacan espacio para acomodar tantas fabricas de relojes?



Yo no conozco Suiza, pero cuando sale en Top Gear se ven puros praditos verdes hermosos con vaquitas suizas pastando, así como donde vivía Heidi con su abuelito. ¿Dónde están las fabricas? ¿Acaso son complejos subterraneos?, ¿Talleres montados en dirigibles, surcando el vasto cielo suizo? Realmente quiero saber, le voy a preguntar a mi amigo Thomas, que como ya he dicho antes, es Suizo, y, curiosamente, hasta donde recuerdo, no usa reloj. Que cosas…



Igual lo de las chicas guapas de Expansión es un poco exagerado, debe haber de todo, como en un taco de tripa. Aunque me informan mis abogados que estoy obligado a decir que todas las mujeres son bellas sin importar qué, aunque eso sea cierto solo en un 53%, pero debo decirlo de todas formas. Podemos iniciar esta insulsa discusión y empezar a pelearnos por todo el asunto de la belleza superficial y bla bla bla, pero sólo fui 5 minutos a Expansión, así que lo poco que vi es lo que pude juzgar, no es como que me haya podido poner a platicar con cada alma que se me atravesaba sobre si preferían a Stanislavski sobre Strasberg o cuál era su postura sobre la EDM. Relájense, a veces sólo hay tiempo de evaluar por encimita y ni modo. Para eso son los ojos. El buen juicio se encarga de lo demás. so back off!!!!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

Los hombres somos idiotas

1996: el año en que la música existió.