De vísperas y números de rastreo

Cuando me llegó la noticia de que un nuevo disco de los EELS vería la luz este año me trabé de la emoción, para bien, para mal y para peor.  Para bien por la emoción de escuchar canciones nuevas, para mal por la zozobra de los envíos internacionales y para peor porque no tengo dinero... nada... de verdad, casi nada...
La e-shop de los EELS es administrada por un ente misterioso llamado GoMerch!, que no siempre se caracteriza por su eficacia. En más de una ocasión me han dado dolores de cabeza con sus envíos incorrectos, y aunque su servicio de atención a clientes es amable, rara vez pueden realmente ayudarte. Para colmo, hasta el disco pasado (Wonderful, Glorious), las ediciones especiales de la banda sólo las vendían via Gomerch, asi que lidiar con ellos parecía una cosa inevitable.
Total que me armé de valor y entré a la pagina para hacer mi calculo de gastos de envío. Había varios bundles, para atender tanto al villamelón casual como al atascado musicófago: descarga digital, disco sencillo, disco doble, disco doble con camiseta, vinil sencillo, vinil doble transparente, vinil doble transparente con camiseta y el mega paquete atascado: CD doble, vinil doble, descarga digital, camiseta y litografía numerada.
Hice mi modesta cotización de CD doble (porque como ya escribí atrás, no tengo dinero... nada... de verdad, casi nada...) y cuando vi el total quedé pasmado: 30 dólares SÓLO  del envío... ¡30 dólares!
Obviamente, escribí a Gomerch! para preguntar cual era la razón de este salvaje incremento en sus envíos y su respuesta me encantó: Upsssssss we don´t know...
Estaba ya resignado a no pedir nada cuando anunciaron que la edición limitada en CD también iba a estar disponible en Amazon. ¡Ka-ching! ¡Tarjetazo y Preorder yaaaaaaa!!! Un mes antes ordené mi disquito, marqué el calendario con sharpie y pude dedicarme a ignorar cualquier canción que lanzaran anticipadamente. No quería oír nada del disco hasta tenerlo en mi manos.
Un mes después el disco sale y Amazon me avisa que no lo puede enviar: la tarjeta está bloqueada. Mierda... ingreso otra tarjeta, pasa un día, y tampoco la aceptan. ¡Nooooooooooooooo! Intento con una tercera, un día después la aceptan y comienza algo a lo que yo llamo el cyber-limbo: Ese periodo en el que ya te cobraron algo, pero aun ni lo tienes, ni sabes si viene en camino pero el dinero ya se fue... y no es como que haya una oficina física de Amazon.com a la que puedas ir y pedir explicaciones a la cara de alguien... acá todo es virtual, de e-mails y cosas intangibles; Como cuando vas a la iglesia y rezas y das el diezmo a manera de preorder por tu terrenito en el cielo. Sólo que la iglesia es mucho más jodida, porque los de Amazon por lo menos te contestan y te dan un recibo. Con dios todo es por abajo del agua.... supongo que para evadir al fisco y así, ¿o se han preguntado de dónde salió el oro para las puertas del cielo, y si pagaron impuestos por él?, ¿quién fue el proveedor del servicio?, ¿es obra publica?, ¿hubo licitación?, ¿El uso del espacio aéreo esta concesionado? en fin... ya me desvié.
Durante 5 días estoy en el cyber-limbo de "Processing" "prepared for shipping", "Shipping soon". "Shipping very soon", "Shipping almost now", "Shipping almost almost now" hasta que por fin aparece ese hermoso encabezado: "Shipped"
Hasta hace poco, Amazon tenia su servicio estándar de envío vía el Servicio Postal Mexicano, que rara vez ofrece "Prueba de entrega". Esto fomentaba un numero considerable de paquetes extraviados o incompletos y que algunos, no pocos usuarios mexicanos de Amazon se avivaran y dijeran que no habían recibido su pedido, aunque si lo hubieran recibido. Es el problema en México de un sistema basado en la honestidad. Total que desde hace poco, Amazon ha optado por enviar, por el mismo precio, vía UPS o DHL, que si cuentan con un numero de rastreo, y eliminan el factor "tranza feliz".
La cosa es que también le agregan esta cosa de "¿Y dónde viene mi disco?"
La pagina te va dando actualizaciones pormenorizadas de dónde se encuentra tu paquete. Por ejemplo, la mía se veía así:
Es la perdición de los obsesivos. 
¡Y que paseada le dieron al disco! ¿Habrá venido en el backpack de alguien viajando en camión o qué?. 
Me encanta que cuando llegó a Austin, Tx. lo recibieron, lo sacaron, pero luego lo volvieron admitir porque ya era viernes y que pereza y ya mejor el lunes y fuck this shit!... ahhhh hermoso. 
Luego de 8 días de viajar, el disco llegó a mi, medio maltratado después de tanto paseo y justo ahora lo estoy escuchando. Ya escribiré que me pareció, aun es muy pronto y la dicha me resta objetividad.
Lo único que empaña esta dicha, es haber visto la edición especial del disco en mixup, el mismo día que lo recibí.
Pero el mío estuvo en Austin, y alguien le dijo "Fuck this shit"... eso debe valer algo, ¿no?



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

Los hombres somos idiotas

1996: el año en que la música existió.