Entre la ineficiencia y la estupidez, o ¿por qué el rockero mexicano promedio es un cretino?

He sido vendedor ambulante, me han correteado hordas iracundas de pejistas despojados nada más por ser guerito, me he tenido que parar debajo de la lluvia torrencial mientras veo los sanitarios portátiles desbordar y manchar mis tenis de caca. He ido a tocar rock a Tucupita, un poblado olvidado de dios en Venezuela que hace lucir a Chiapas como Nueva York, me ha atacado en Iztapalapa una hueste de lugareños con la única finalidad de robarme regalos promocionales de una estación de radio (que de cualquier forma les íbamos a dar), inclusive he sido maestro... todo esto ha sido por trabajo.... Ya lo sé, bastante mierda... pero nada de mis aventuras me había preparado para el peor trabajo de TODA  mi vida, nada, nada, nada me tenia listo para tener que lidiar con los rockeros mexicanos y la fauna siniestra alrededor de ellos.
Cuando alguien pregunte por qué el rock mexicano está tan de la corcholata, lo invito a tratar con las oficinas de prensa de algún grupo y dejar que la pregunta se responda sola. Jamas me había enfrentado a tanta estupidez, burocracia e incompetencia en toda mi vida, ni en el IMSS, ni en Hacienda. Todas las instituciones se quedan chavas en cuanto a torpeza cuando las comparas con cualquier grupo de medio pelo de rock nacional. 
Mi misión era la edición fotográfica de un libro sobre rock mexicano. Dicho libro no se va a vender en ningún lugar; es como una especie de libro por encargo... cosa misteriosa... en fin... el caso es que la mente iluminada que lo armó decidió que era buena idea usar fotos bajadas de internet para ilustrarlo y que después algún tarugo se enfrentara al enooooormísimo pedo de averiguar el origen de las fotos, conseguir los archivos en alta y la autorización para publicarlas... Obvio, el tarugo voluntario fui yo...
Ni por donde empezar: la selección fotográfica era de chile, dulce y manteca: desde imagenes del 68, de avándaro, del Three souls o Javier Batiz, el Sub Marcos, Café Tacuba, Caifanes, Ritmo Peligroso, Zoé, etc. (curiosamente, no venía nada de la maldita vecindad, o del gran silencio o de Plastilina Mosh o de Julieta Venegas o de Ely Guerra... ¿cómo puedes recrear la escena rockera de esas época sin esas bandas?, en fin, yo no tuve nada que ver con tales omisiones. Citando a Homero Simpson: "Así estaba cuando yo llegué". En contraste, cosas patéticas y espantosas como La Cuca si eran mencionadas, ¿neto? tienen una, UNA canción medio famosa, y famosa solo en un grupúsculo de retrasados auditivos a los que no les llegó Mudhoney o los meat puppets o bandas REALMENTE interesantes... Y si les cuento la torpeza y el nivel de diva de la gente de la banda sólo para contactarlos.... ufffff.... ya no hablemos de ceder los derechos de una imagen... en 5 minutos tenía yo una imagen de los Rolling Stones con autorización para publicar, 4 meses después sigo esperando al Ex-Guitarrista de la Cuca para que me mande una foto, 4 meses y contando...).
Lo peor es que no había espacio para la negociación: eran específicamente las imágenes que la gente de diseño había elegido o "nada"... y "nada" no era opción.
Con ayuda de hartos amigos y conocidos, y con mucha paciencia, poco a poco fui averiguando de donde venía cada foto. Google images no ayudó nada. Sólo me mandaba a blogs donde usaban esas imágenes, y ya saben que tener un blog es lo más fácil del mundo, Caray, yo tengo un blog. Contactaba a los autores, y la respuesta era siempre la misma: "la bajé del google, pandilla"... en fin.
La mayoría de las oficinas de prensa de las bandas son un chiste. Se los juro. Si ustedes tienen una banda y están pagando una oficina de prensa, mejor agarren ese dinero y préndanle fuego, va a producir exactamente lo mismo, de hecho no... ¡va a producir mas si lo queman!: va a hacer flamitas y luego humo. Lo pueden usar como efecto dramático en sus shows en el Alicia... en fin... inclusive puede ser mucho más entretenido. Esa gente de prensa a la que le pagan, no hace su trabajo, nada, nada, nada, son un ejemplo maravilloso de mexicanidad. Inclusive los corporativos gigantescos como CIE tardaban semanas en contestar. Agencias mas chiquitas de plano es como si echaras papel por la ventana, llegaba todo al mismo lugar.
Piro de Ritmo Peligroso, terminó mandándome él personalmente las imágenes, porque su gente de prensa es peor que un chiste del faraón.
No digo que TOOOOODOOOOS los grupos mexicanos sean así: La Castañeda por ejemplo, no había apretado yo el send del mensaje cuando ya tenia respuesta e imagenes de tres personas distintas, todas amables y eficientes. Lo mismo con Nortek,  supongo que porque la gente que los maneja está en EU... no se... Sabo Romo y Poncho André también fueron unos campeones, pero ¿el Tri? oh dios, prefiero escribirle a Diaz Ordaz y que desde la tumba me aclare lo de Tlatelolco... seguro obtengo más de él que de la sudamericana asistentonta de Lora enterprises. Si hay un dios, Él se encargará de echarle a migración pa que la regresen a la pampa de la que la bajaron a tamborazos... pinche bruja.
Contactar directamente a los fotógrafos también fue algo disparejo, igual que con prensa. La mayoría fueron atentos, cordiales, profesionales, afables y eficientes, pero hubo un par de mega divas que ¡ah bárbaro!... Con los fotógrafos medio lo entiendes, son "artistas", ¿pero las editoriales? ¿neto? ¿qué no se dedican justo a eso?... incompetencia o pura flojera... De nuevo, no todos, pero fueron más los mexicanos... por llamarles de alguna muy puntual manera.
Mas fácil fue contactar al diseñador del cartel original de Avandaro, que desde Los Angeles y con absoluta eficiencia nos mandó archivo en alta e instrucciones de impresión y recorte. Nada de payasadas como "ehhhh ahorita no estoy en mi casa dude, y todas las imagenes están en mi otro pantalón, mejor háblame en un mes ya que se me haya bajado el churro, ¿zaz?"
Lo que me quedó claro es que quien está arriba y es exitoso, es por atención a detalles como estos: aun cuando un nadaqueverieto te está contactando para alguna estupidez insignificante, eres serio, profesional y eficiente. Tratas todos los asuntos con la misma eficacia. Gente como la Cuca, pues... por algo son La cuca. ¿qué no?.
Piense en esto la próxima vez que se pregunte: "Oye ¿y qué pasó con X banda?, ya no he oído nada de ellos en un buen" Imagine esta ineficiencia permeada en todos los niveles organizacionales, promocionales, administrativos y creativos de un grupo, y luego súmele la mamonería del rocktarcillo promedio y ahi está su respuesta.
X banda mexicana prepara nuevo album... pero de estampitas del mundial,
porque su denominación de origen no les deja hacer música nueva.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Acapulco cuerpo y alma