Los discos que más disfruté en el 2014 vol.-6

Hubo muchos discos que decidí dejar fuera de este conteo (James, Ryan Adams, Tori Amos, Neil Finn, Counting Crows, Spoon, J Mascis, etc.). Pero siendo honestos, ninguno de esos discos me atrapó realmente. Todos tienen buenas canciones, y son álbumes que estuve esperando ansiosamente, pero ya que llegaron no me cautivaron. Estoy seguro de que con el tiempo ire encontrando en ellos cosas especiales, pero son discos que no escuché una y otra vez en el 2014. A lo mejor todo es que ya no tengo la paciencia de escuchar música nueva. Cuando uno se va haciendo viejo tiene que decidir entre escuchar sus discos favoritos de toda la vida o emplear ese tiempo en encontrar música nueva, poco a poco yo empiezo a hacer lo primero y no lo segundo, ni modo....

La constante todo el año fueron los Dawes... oh los Dawes, que banda tan bella. (y que cosa tan contradictoria, porque para mi son una banda nueva; si no me hubiera hecho el huequito para conocerles seguirían fuera de mi vida... lo cual sin duda sería una desgracia... en fin...). El caso es que los Dawes fueron la banda que más escuché todo el año. Sus tres discos se han fundido en un solo gran album en mi cabezota... ya no puedo distinguir que canción viene en cada uno (eso no es cierto, si se puede, el mastering del stories don´t end está muy pasado de graves así que si una canción está saturada, seguro es de ese disco, y el North Hills tiene hartos drops magnéticos, que es básicamente como suena un cassette gastado... así que ese también se identifica fácil. pero a lo que voy es que sus 3 L.P.s están plagados de canciones maravillosas y son similares en dinámicas y sonidos, sólo hay una clara linea ascendente en cuanto a ejecución: la banda toca mejor en cada album, no en el cliché virtuoso de esos grupajos horripilantes de "mira que rápido toco" sino... esta cosa hermosa en la que ya no distingues si la linea es de la guitarra o del piano o la voz, y tarareas todo junto... como si la banda fuera una sola persona, emitiendo un sonido íntegro, orgánico, indivisible... son de verdad un tesoro, y son el acto musical que más he disfrutado este año. Por el poder de Blogspot, Dawes, los reyes del 2014.







-------------------***************---------------------

Este año he decidido hacerle un regalo a los poquitos lectores que han sido fieles a este espacio, y que están atentos a las irregulares actualizaciones del mismo. He armado un playlist con algunas de mis canciones favoritas de este año, y va a estar en linea durante 7 días para que lo descarguen los que se enteren. Es mi humilde manera de decirles: "Gracias por pasar"
Feliz 2015 para todos.

Comentarios

Gracias a ti. :)
Pablo dijo…
Buenisimo regalo Johnny. Abrazo
Raxelo dijo…
Excelente.. muchas gracias Juan. Felices fiestas.

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Los hombres somos idiotas