Paradoja Comercial

Pues ahora resulta que todo da cáncer... bueno, no es un super-descubrimiento ni nos debería caer como sorpresa que si vivimos rodeados de dispositivos que generan radiación y nos atragantamos con alimentos (procesados o no) atiborrados con veneno algo nos vaya a hacer daño, ¿no?. 
Pero, prejuicios aparte, y dirigiéndome en especifico a las industrias de alimentos del mundo, ¿Cuál es el beneficio que percibe una empresa que eventualmente va a matar a la totalidad de sus consumidores? No me parece un esquema de negocios inteligente en lo más mínimo. Lo lógico sería esperar que los clientes vivan muuuuchos años para que sigan comprando el producto... digo yo... no se... Aparentemente un adicto que vive poco es más lucrativo que un sano que vive mucho... changos.
A lo mejor el corporativo gigantesco que vende las papitas que dan diarrea también vende el producto que quita la diarrea y así... literalmente un circulo vicioso. 
Podemos atacar muy cabrón a las grandes corporaciones, pero finalmente, somos nosotros los que ponemos esas porquerías en nuestras bocas. (Salvo en el caso de los alimentos alterados genéticamente de los que no hemos sido informados... ahí si pues ya que... nos jodieron sin el ¡agua va!) Pero los litros y litros de refresco, los gansitos, los cacahuates japoneses con limón, los sixes de chelas, los 30 tacos de pastor, las 20,000 cubas, eso nadie nos obliga a consumirlo, pero ahí estamos, tramándole como si no hubiera mañana.
Está cañón el nivel de obesidad que manejamos. Y no me refiero a esas lonjitas que no está mal tener, aunque no te veas "como la gente de las revistas", (eso es otro asunto de colonización mental.) Me refiero a esa obesidad que te hace perder el aliento por subir una escalera, que no te deja respirar por las noches. Hablo del abdomen que no te deja ver tus pies. De las barrigas que cubren y descansan sobre el botón del pantalón, desbordándolo por todos lados. De las papadas dobles y las rodillas jodidas por cargar tanto peso de la tele al refri y de regreso.
Esos cuerpos esculpidos con papas, caramelos, frituras y refrescos son los que usamos para transitar esta vida, y contrario a lo que todos los jipitecas-católico-fervoristas puedan decir, es TODO lo que tenemos en esta vida consciente. Ya luego me vienen a hablar del cielo o de la reencarnación o de los aliens, pero mientras tanto, esta bolsa de huesos es todo lo que hay, y creo que podríamos ser un poco mas gentiles con ella. La vida es mucho más sencilla con un vehículo que funciona bien. Ya hay de por si un sinfín de dificultades como para todavia sumarle el que no podamos respirar (que de por si ya con el aire como está... ufff... les digo... todo da cáncer.)
Seamos inteligentes con lo que comemos, como lo comemos y en que cantidad lo servimos. Y ahí le dejo una idea millonaria a estas gigantescas entidades de la industria alimenticia: ¿Qué tal un producto que no nos haga adictos, que no nos mate, que no nos engorde, que nos nutra y sepa delicioso? a lo mejor hay que organizar un kickstarter para eso... 
Aunque, si lo meditamos detenidamente, aparte de la codicia de los poderosos, es la sobre-población el problema más grande del mundo, pero nadie se atreve a decirlo. Se considera un Faux pass el sólo pensar que "tendríamos que ser menos". A lo mejor la radiación que nos hace estériles y los alimentos envenenados son el mecanismo de control de población que la hegemonía ha implementado sin consultarnos. En cuyo caso, haga de cuenta que yo no escribí nada, y por favor no se saque de onda si le regalo un six de chelas o una bolsota de cheetos... le juro que me cae a todo dar, ¡Cachetón! 


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

Los hombres somos idiotas

1996: el año en que la música existió.