Austin Vol.- 4

Estos son los dos consejos más valiosos que puedo darles si deciden visitar Austin: 
1.- Necesitan un auto. No hay manera de darle la vuelta a esto. Las distancias son canijas, el transporte público es prácticamente inexistente y caminar no es opción.
2.- Para moverse en la ciudad necesitan Waze o un sistema de navegación que se actualice en tiempo real. No sabes si va a haber tráfico, si hay algún tramo de autopista cerrado, si hay una ruta menos lela, en fin. Un GPS te va a sacar canas del coraje y la frustración. Camino a san Marcos, encontramos completamente parada la I-35, y el GPs no daba alternativas. Luego de una hora decidimos prender el waze, nos sacó de la interestatal y nos llevó por unas carreteritas rurales bien coquetas. Le dimos la vuelta al tráfico y paseamos al mismo tiempo. Invaluable.
Regresando del Outlet, el GPS nos llevó por un barrio mexicano bastante terrorífico. Lamar Blvd. es un poco como Insurgentes, cruza partes muy nice de la ciudad pero otras bien arrabaleras. compramos algo en un subway para llevar y salimos corriendo. Pero pude sacar estas fotitos.



Los que atendían el Subway igual mexicanisimos, pero ni de chiste nos hablaron en español. Todo estaba solo salvo por uno que otro personaje siniestro, tirado en el piso todo drogado.
Al día siguiente, le hicimos a la turisteada hipster, ya saben esos lugares donde todo mundo se saca su fotito del instagram. Fuimos a la sexta y luego a Annie street.










Luego de posar para los selfies, caminamos por South Congress que es como el hervidero turistico... lindo, sin sarcasmo. Comimos en un changarrito de pizzas en el que tuvimos que hacer fila durante una hora para entrar. Se llama Home Slice, y si me preguntan, si vale la pena la espera. La masa es delgada, y todo se siente fresco y lleno de sabor. Aparte se ve que los meseros fuman mota cabrón, así que siempre están muuuuuy relajados.... y es sorprendente que no olviden tu orden. 







South Congress

God and Boots, uno sabe que está en Texas...


Saliendo de ahí, todo mundo decía: "The bats, you need to see the bats" Se supone que abajo del puente que cruza el Ladybird River vive la colonia urbana de murcielagos más grande del mundo.  La verdad... no me parecía la cosa más fascinante del mundo, pero cuando uno está en una relación. se debe aprender a hacer concesiones, así que pues... vamos a ver a los chingados vampiros...
Hay 3 maneras de ver los murcielagos: con la perrada, justo arriba del puente, desde abajo en un barquito, o como gente civilizada desde el estacionamiento del Hilton que da al río. Adivinen desde donde vimos nosotros:






El problema fue que nos dieron las 7 y las 8 y las 9 y nada con los chingados murcielagos... la noche llegó y nada pasó.



Finalmente a las 9:30pm decidimos tirar la toalla e ir a cenar. La elección fue un lugar llamado Gourdough´s que es donde la gente decide ir a comer cuando quiere bloquear sus arterias en una sola sentada. Son donas, pero... con cosas adentro... y encima... y alrededor... es... lo más gordo que he comido en mi vida, y yo de joven comía gansitos con coca-cola, así que se de lo que hablo. Ese lugar es una mina de oro para los cardilogos de todo Texas. Este es el menú:


¿ya se dieron una idea? digo, estaba rico, pero... no manches... eso de Too much of a good thing nunca se ha aplicado mejor.


Frente había un lugar de comida mexicana. No entramos, y nosotros sólo le llamamos "comida".


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Los hombres somos idiotas