Amoeba 2016 vol.- 1

El fin del CD ya está aquí. Cada mes, las pocas tiendas que sobreviven reducen su stock de discos y comienzan a diversificarse, vendiendo libros, juguetes, tamales... y/o viniles. Así que viendo el Apocalipsis en el horizonte decidí ir de nuevo a Amoeba en Hollywood... ya saben... antes de que todo acabe.
Al llegar noté que la sección de acetatos se sigue extendiendo y le ha quitado varios pasillos a los Cedes. No es cierto... lo primero que noté es que había una fila inmensa para entrar a la tienda. Mi primera reacción fue el enojo: Imaginaba multitudes desordenadas abarrotando los pasillos y estorbando mi delicado y minucioso proceso de compra. Maldije más de una vez a todos los dioses en los que no creo. Pero ni modo, por como había quedado el itinerario, ese era el único día que podia ir a amoeba, así que respiré profundo y entré a la tienda por el estacionamiento. Ya adentro me di cuenta de que la tienda estaba relativamente vacía y sólo un area estaba acordonada. Resulta que Alicia Keys iba a estar firmado discos y la gente formada venia sólo a eso. ¡¡¡Sensacional!!! Estos vatos de Amoeba ya se la saben y pueden tener sus eventillos sin estorbar a los compradores compulsivos.
Probablemente en cualquier otro momento me habría asomado para echarle un ojo a doña Alicia. Me parece relativamente talentosa y no de malos bigotes, pero estaba molesto por su intentona de arruinarme mi shopping spree y como protesta no iba a pelarla. La pioja si se acercó y dijo que se veía guapa... en fin. Me puse a recorrer la tienda, primero ubicando como habían quedado ordenados los muebles después de la invasion/expansion de los acetatos. Luego comencé la recolección, apegándome disciplinadamente a mi lista de compras. Para evitar lesiones como la del hombro del año pasado, deje mi maleta de cámara en paquetería, así tenia las manos libres para revisar y seleccionar a gusto. A la pioja no le gustan los discos, así que ella se construyó otro plan de compras y se fue a pasear. Recorrí los pasillos, comparé los precios de los discos nuevos contra lo usados, y luego las condiciones en las que se encontraban, y en el sonido local de la tienda se escuchaba el disco nuevo de Alicia Keys, por encima de los gritos de los fans que uno a uno pasaban a que les firmaran sus disquitos ( ¡¡¡que costaba 16 bolas mas impuestos el cd!!! pum... el acetato no vi cuánto costaba... pero seguro mucho más)
La sección de country había quedado en el area acordonada de la tienda, así que cada vez que quería un disco de Karl Blau o Sean Watkins o Conway Twitty tenía que pedirle a algún empleado que me lo pasara... muy latoso pero tolerable. Muchos de los empleados de Amoeba son medio pesados y se sienten demasiado importantes como para ayudarte a buscar un disco. Y si se ven latinos y se llaman Pancho, ni se te ocurra hablarles en español... uuufffff... es como si se las mentaras. Supongo que la mayoría de los empleados de amoeba son aspirantes a músico y tienen que vender discos ajenos para pagar renta, o tienen algún tío millonario que les heredó una fortuna pero para acceder a ella tienen que vivir 30 días como asalariados... no se... el caso es que muchos son bastante pesaditos, "duuuuuuuude".... Terminé el primer recorrido y había encontrado muchas cosas de mi lista, en el sonido local seguía el Here de Alicia Keys y la gente seguía pasando a que les firmaran su disco... ya iban como 2 horas de ese chou... lo asumo porque ya había oido las mismas canciones como 3 veces... no estaban tan mal... una sonaba sospechosamente parecida a una de Eddie Brickel... y luego entre las canciones habían diálogos sobre las estrías de la mujer, Harlem  y cosas así... Y estoy seguro de que en algún momento Alicia Keys decía que era Nina Simone?? What????... en fin...

CONTINUARÁ...

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Los hombres somos idiotas