A veces cuando corro.

A veces cuando corro pienso que mis piernas son lápices y mis pies las gomas, y con cada zancada, la goma poco a poco se va gastando... ¿Será? de verdad espero que no. Voy a cumplir 8 años de correr por lo menos 2 veces por semana y aun no se de ningún tratamiento para reemplazar las piernas. 
Los últimos 2 años he cambiado las calles por las caminadoras. No es el mismo esfuerzo, pero por lo menos todo está más bajo control: no tienes que estar esquivando cacas, ni preocupándote de si llueve o hace frío o hay contingencia ambiental. Me gustaba la idea de recorrer la distancia de manera física y alejarte o acercarte con cada paso, y no sólo estar sudando sobre una banda transportadora como si fuera un hamster o algo así, pero no siempre se puede tener todo lo que uno quiere.
Hoy corrí en la calle y escuché esta belleza como 10 veces:



Supongo que ustedes fancy people escucharán su música mientras manejan... o en su Uber camino a la fabrica de dinero de la que son dueños o algo así. Pero yo todavía hago las cosas a pie, así que es en esos momentos cuando más escucho música... supongo que si manejara más ya me habría escapado a la frontera y nadie me encontraría ahora. Escuchando disco tras disco mientras los kilómetros se acumulan en el tablero... y seguro también me la pasaría chocando con lo distraído que soy... queriendo fotografiar a algún chango en el camino o que se yo.
Luego de oír diez veces "Me who wasn´t trying" dejé correr el disco y esta otra gema apareció:


Que belleza. Supongo que la deshidratación te pone más receptivo.
Slowmotionary de Ethan Gruska es un disco hermoso, intimo, cortito.
Tony Berg es un productor sensacional, pero nada sustituye el talento de un gran compositor. Ethan Gruska emociona hasta sacar la lagrimita... o a lo mejor es sólo sudor... vaya usted a saber, por lo pronto: Por el poder de Blogspot, Slowmotionary de Ethan Gruska indiscutible disco de la semana. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Los hombres somos idiotas