Día 20

Hasta el día de hoy, jamás me habían dicho que soy demasiado poético. ¡Que diablos!! Nunca había yo considerado siquiera la opción de ser “remotamente figurativo”. Pero así fue. Las altas esferas del poder Totalmente Palacio™ han decretado que mi prosa es too arty y demasiado metafórica para vender cocinas, pisos de linóleo y cognacs de $640,000.
“Incluir la palabra anhelo en una carta corporativa tal vez es un exceso”, me dijeron.
Aun no se si sentirme confundido o halagado.

Comentarios

Anónimo dijo…
no se como deba sentirse señor Evers, yo por mi parte estoy entusiasmado con el nuevo disco de the Dears.
LFP dijo…
Halagado.
abel dijo…
Viniendo de quien vino esa aseveración, puede usted considerarlo un halago... involuntario tal vez, pero sin duda un halago.
mmm... No sé. Recuerda que una palabra dominguera apantalla a cualquiera que no está ni muy cerca de la música, ni de la literatura y bastante más lejos del arte. Bien por ti pues seguramente eres el que tiene el vocabulario más extenso de esa oficina. Un abrazo

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Acapulco cuerpo y alma