El vacío mexicano o el Brandy Presidente

Para esta entrada decidí esperar un poco y dejar que el tema caducara. No quería pisarle un callo a algún fanáticos con los ánimos caldeados y de repente verme envuelto en una guerra de comentarios. El día de hoy voy a escribir sobre Carmen Aristegui.
(Quien no sepa quien es ella, ya que estos temas son sumamente locales su mini-biografía esta aquí )
Ella es básicamente una persona que se dedica a leer noticias en diversos medios a cambio de una remuneración económica y como buena egresada de ciencias políticas de la UNAM (supongo yo) sus comentarios son siempre un tanto Mario-Viverescos (ya saben "viva el che-la revolución-ideología dominante-la oligarquía-el imperialismo marciano" y bla bla)
Obviamente su perfil la ha convertido en una celebridad un tanto incomoda para algunos, y en varias ocasiones ha tenido roces con autoridades o sus mismos empleadores.
Uno de estos roces se debió a la controversia de si el presidente debía o no rendir cuentas sobre su estado de salud. (Todo empezó cuando unos diputados caraduras del PT, elegantes cual funcionarios públicos, sacaron una manta durante una sesión del pleno, en la que mencionaban que el presidente le entra durísimo al pastel envinado, a los chochitos homeopáticos, al jugo de naranja con vodka y a los chocolates con rompope. Hasta aquí todo normal; Que los doble-cara diputados se comporten como animales para ganar sus 5 minutos de spotlight no es novedad. El problema fue que la señora Aristegui se atrevio a preguntar: "¿Será? ¿el presidente salió bueno pa´ la botella?"
No fue para nadie sorpresa, que en cuestión de horas a Madame Aristegui le dieron las gracias sin darselas y le pidieron que limpiara su locker y tuviera la amabilidad de pasar a recoger su ultimo cheque.
Fue el accionar del villamelonaje lo que a mi me sorprendió. Convirtieron a Carmen Aristegui en algo así como la virgencita de los medios, el Jesucristo del periodismo, la madre Teresa de la comunicación. Pura mamada pues. Una campaña internetesca medio de protesta social, medio cortina de humo y totalmente plagada de frases cursi-estúpidas que sólo ponen en evidencia el vacío que hay en este país. Vacío de un verdadero luchador social, de una figura digna de admirarse, y de una causa verdaderamente relevante a la cual sumarse. El vacío mexicano vamos a llamarle.
Personalmente me da igual lo que esta famosa comunicadora haga o deshaga, cómo ya mencioné en alguna  otra entrada yo no oigo radio nunca o casi nunca. Su postura ante el chupe-gate me pareció pertinente... imprudente y arriesgada también, pero sin duda yo hubiera hecho la misma pregunta. "¿tiene el líder del ejecutivo un problema de salud?" así de fácil, así de transparente.
Lo que si me sacó de onda fue ver como se exageró la labor profesional de esta mujer, gracias en gran medida al tinte de censura que todo el asunto tomó, y a la villamelonés de la gente. Payasada mas, payasada menos, luego de harta tontería la ley de oferta y demanda se impuso y Aristegui, que es una figura vendible y que vive en un país gobernado por EL CAPITAL recuperó su trabajo.
Hasta aquí todo bien, Es lo que pasó después lo que no entiendo:
Si yo fuera un "Comunicador Integro" (o la virgencita de todas las capillas que es en lo que el villamelonaje terminó convirtiendo a la Aristegui) y hubiera perdido mi trabajo por hacer una pregunta lógica, justa, correcta, Sí algún día recupero ese mismo trabajo, mi única acción lógica sería formular nuevamente la misma pregunta ¿no?
¿Y LUEGO? No he oído que la señora vuelva a mencionar el chupe-gate para nada.
A ver ¿por qué no organizan otra campañita en "uyyyy las reeeeedes sociaaaales" sobre eso?
Eso también es censura, Probablemente auto-censura, pero censura al fin ¿que no?
¿de eso no se van a quejar?
No se va a ver padre en su status del feisbuk ¿no?
Chale, mejor hablemos de borrachos con más estilo.



"yo voy a hacer revolución por esta injusticia"

Comentarios

Anónimo dijo…
Este tambien debe estar en tu pelicula!

Yo tambien odio como el

J

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

Los hombres somos idiotas

1996: el año en que la música existió.