De discos y sueños

Tuve este sueño horrible en el que entraba a un mixup y resultaba que yo aun trabajaba ahi, o habia vuelto a trabajar, no entendi bien, el chiste era que yo entraba muy decidido a revisar el mueble de descuentos y mi ex-jefe me paraba en seco para instantáneamente regañarme por llegar tarde. Lo curioso era que yo sin dudar aceptaba que eso era correcto sin siquiera cuestionármelo o recordar haber pedido el trabajo de vuelta. Se lo atribuía seguramente a que últimamente he tenido un severo caso de sonambulismo y despierto sin recordar haber hecho cosas que resulta que si hice. Total que yo era empleado de mixup otra vez. 
En el sueño, en cuanto me hacia a la idea de que trabajaba de nuevo en ese lugar,  Todo el decorado y la distribución de la tienda cambiaba ante mis ojos, onda Inception, a como era en los noventas. El color de las paredes, los muebles, los listening stations, inclusive el viejo piso de jazz aparecía de la nada. Los empleados también cambiaban y ahora eran todas las personas con las que trabajaba antes, solo que ahora todos eran viejos, o bueno, no viejos, sino de nuestra edad actual, (en sus treintas o cuarentas todos).
La cosa se complicaba, porque resulta que yo en ese mismo momento tenia el funeral de mi padre y no podía quedarme a trabajar asi que sin más se lo explicaba al jefe, el cual entendia todo perfectamente.
Salía de la tienda e iba al funeral, que era esta rara reunión que no se sentía pesada ni triste... era como sentarse a ver un partido de americano acompañado de amigos, era padre... ojalá así sea mi funeral.
Todo acababa mas o menos rápido, me daban de nuevo la urna con las cenizas calientitas de mi papá, y yo decidía regresar al mixup, ya que todavía era de día, ya saben, la maldición del empleado dedicado.
Al cruzar de nuevo la puerta de la tienda otro jefe me empezaba a regañar sin aviso alguno por llegar tarde... de nuevo. Yo aun en mi atuendo de funeral y cargando la urna con cenizas pensaba. "¿en serio? ¿neto que quieres seguir trabajando aquí?, lo odiabas cuando lo hacías antes, ¿qué te hace pensar que lo vas a disfrutar ahora?, con todas las cosas que ahora sabes hacer ¿te la vas a pasar 12 horas al día pegando etiquetitas en discos de música en francés e italiano?, (porque era un hecho que esa era la música que me iba a tocar organizar)". 
Mi jefe no paraba de echarme un sermón acerca de mejorar la tienda e incrementar la calidad del servicio, y bla bla bla, mientras yo me decía "¿neto? ¿casi 20 años y esta señora no se enteró que yo ya no trabajo aquí?" . Pero yo no le decía nada, me limitaba a recibir mi regaño en silencio, esperando ese satisfactorio momento en el que alguien más le hace ver a tu jefe que esta equivocado, la humillación laboral en sentido contrario. El jefe de la mañana se acerca al jefe de la tarde y le señala su cagada: Que yo estoy regresando a trabajar inmediatamente después del funeral de mi padre y en realidad ni siquiera debería estar en la tienda. Oh dulce dulce humillación ajena. Estoy tentado a regresarles su camisetita y su gafete y decirles que sólo estoy en la tienda como cliente y que en realidad ni en drogas podría regresar a ese trabajo. Pero luego pienso en el descuento de empleado del 25% y me aguanto. Quiero renunciar pero siento que necesito el dinero y la cosa no esta ahorita como para estar rechazando oportunidades, así que me quedo parado a media tienda sin saber que hacer.
La cosa es: ¿que hacia yo comprando discos el día del funeral de mi padre?


Comentarios

Anónimo dijo…
compras discos hasta en tus sueños!
CARAJO

Entradas más populares de este blog

Sunlit Youth

1996: el año en que la música existió.

Los hombres somos idiotas