Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2013

Bergman no tenía ni idea.

Fui a la recaudería cercana a mi casa para sustituir los vegetales que se hicieron viejos en el cajón posterior del refri; Así funcionan las buenas intenciones. En tanto en el refrigerador haya vegetales en buen estado, existe la posibilidad de que me haga una mejor persona y me los coma... aunque generalmente esos vegetales salen del refri sólo para ser sustituidos... pero me gusta al menos tener la opción de ser mejor... la opción es suficiente de momento...  El caso es que fui a la recaudería, y el marchante que la atiende está absorto con la novela del canal 52. Cualquier asunto a su alrededor es una nebulosa de irrelevancia. Lo único que existe es lo que pasa en la pantalla de su TV, que justo ahora es un profundo y saltarín escote que sostiene un dialogo absurdo con Memo Capetillo o algún actor del tipo sobre "unas tierras de la familia" que malvendieron o intestaron o les robaron o perdieron en un juego de cartas o alguna mierda así. La actriz está bastante chula, pe…

Humor sombrío de verano

Hay muchas razones para adorar el verano: La luna siempre está hermosa, los mangos están en su punto, el trafico se pone más civilizado porque los condenados mocosos no están en la escuela y en consecuencia las ñoras con sus camionetones y su ausencia de pericia automovilística se quedan guardadas en sus casas, los hermosos y ligeros vestidos veraniegos hacen su aparición, aunque ahora son más populares esos terroríficos short-shorts de mezclilla que sólo favorecen a un 0.0000003% de la población de este país, y las mujeres tampoco se visten tan bien. En agosto es mi cumpleaños. Pero no adoro el verano... es más, casi casi lo aborrezco. Nunca hay nada bueno en el cine, y de todas formas siempre está lleno. Llueve todas las tardes, pero en las mañanas hace un calor de la fregada, así que no hay manera de elegir un atuendo correcto para el día. Los mocosos que no están en la escuela se quedan en su casa atascando el internet, así que los que seguimos trabajando y tenemos que enviar y r…

Automitografía

Me ha dado por beber... lo cual es terrible, considerando mis problemas con el azúcar. Pero así es la cosa ahora, esa es la etapa que estoy viviendo y ni modo. Bebo solo, en mi casa, y empiezo a desarrollar estas clásicas marrullerías para ocultarlo, como sacar las botellas antes de que se noten, y beber cosas que no delatan con el aliento. Digamos que soy un Pussy drinker, por ponerlo de algún modo... esperen, eso sonó terrible... and very misleading... soy un bebedor con pena, eso, eso, eso. Ayer me tocó ir medio borracho al super, y me concentré harto en que la pioja no lo notara. El asunto es que al final ella creyó que me aburría su platica o no le ponía atención, cuando la cosa era que yo estaba concentrado en conservar la vertical.  El súper estaba atiborrado de gente, y es en esas particulares ocasiones cuando la mexicaneidad aflora y el mexicano aprovecha para ser mexicano: se mete en las filas, empuja, estorba, incomoda, etc. cualquier cosa que le evite al máximo abandonar …

Consejos financieros para procurarse un futuro próspero

No es mi intención pisar los juanetes de nadie con esta entrada, así que si usted es uno de esos legionarios de lo "políticamente correcto" mi consejo es que no continúe esta lectura y cierre la ventana de su navegador ahora mismo. ¿Sigue usted aquí? Muy bien. El día de hoy, por razones que no tengo permitido revelar, anduve de paseo forzoso por la ciudad. Pesero, metro pesero, luego larga caminata, metro de vuelta, etc. Todo repleto de gente, apretones, empujones, arrimones y ojo atento/avisor contra el rata y el mañoso. Posiblemente debido a mi populosa inmersión en esta caótica capital, es posible que la próxima semana tenga la gripe del puerco, tuberculosis y tifoidea, todo al mismo tiempo, pero justo ahora me siento aliviado de estar de vuelta en mi casa. Supongo que he perdido por completo la tolerancia a la vida tumultuosa del Distrito Federal, lo cual la verdad no lamento demasiado... así como no extrañaría uno tampoco su tolerancia a pasearse por   el sistema de al…

Dónde me agarró el temblor

En la semana vino el buen Thomas a las oficinas de Permanente Fervor Retro por los originales de su track by track, que va más o menos así:


Ya en la visita, aprovechamos para echar el chal a gusto. Es muy difícil encontrar a alguien con quien se puede sólo hablar y hablar y hablar sin tener que organizar ningún otro plan, y con el buen Thomates así es. Aunque luego nos da el ataque de déficit de atención y a la hora de la hora terminamos hablando de algo totalmente distinto a lo que habríamos pensado en un inicio. Ya saben como es: Un par de horas después de la tertulia estás frente al refri y dices "ah le tenía que decir esto a Thomas... y según yo empece a decírselo, pero luego... terminamos hablando de Neil Finn" en fin... El asunto es pues, que en la echada del chal estábamos cuando salió a la platica dónde nos había agarrado el temblor de la  madrugada del 16 de junio. Ya le conté que me agarró en el depto (un tercer piso) viendo en la tele "Comedians In Cars Gett…

Calcetines de Rico

Ayer compré calcetines de gente rica en el Costco. El par costó poco más de $100, que es casi dos días de salario mínimo en México. Definitivamente fue un exceso. Pero últimamente las cosas en mi vida han estado bastante jodidas, por lo que todo ese asunto de la responsabilidad social y el consumo sensible y bla bla bla se pueden ir de momento derechito a la chingada. Están muy guapos mis calcetines nuevos: son azul celeste, tienen un bordado de  palmeritas al costado y un monograma bien papas en la planta. Son suaves, suaaaaaaaves y muy acolchonaditos. Es una prenda distinguida para mis distinguidos pies. Siempre le he prestado mucha atención a todo el asunto de mi calzado, más por una cosa de practicidad que vanidad; Principalmente porque caminar es algo que hago mucho, y porque, de joven, tuve enormes problemas con mis pies. Hubo una época en la que casi pierdo un dedo por una infección canijísima, pero afortunadamente todo quedó en anécdota, y en la tediosa tarea de tener que ele…